Santo Domingo 23°C/26°C few clouds

Suscribete

EN ESPECIAL

Dominicanos en la Casa Blanca

Dramáticas y emotivas historias compartieron dominicanos que llegaron desde el siglo pasado a Estados Unidos apremiados por limitaciones económicas, sueños de romper las barreras isleñas o profundizar estudios en reputadas universidades y que el miércoles último fueron recibidos como autoridades oficiales en el Día Dominicano en la Casa Blanca.

Los anfitriones del más alto nivel, como el segundo caballero de Estados Unidos, Douglas Craig Emhoff, esposo de la vicepresidenta Kamala Harris; Tom Pérez, consejero superior del presidente Joe Biden y la embajadora estadounidense en España, Julissa Reynoso, ambos con sangre dominicana encomiaron avances y aportes de los quisqueyanos. Sonia Guzmán, embajadora en Washington, representó al gobierno dominicano, mientras Alfredo Pacheco, presidente de la Cámara de Diputados figuró como invitado especial.

Inédito acontecimiento en el que no podían faltar el perico ripiao, con la presencia de una de sus mayores exponentes, Fefita La Grande y el cerdo asado. Jamás tanta algarabía y exquisitos olores y sabores en la sede del poder norteamericano.

El congresista Adriano Espaillat, ya con su sexta versión de Dominicanos en el Capitolio, empujó fuerte para subir este nuevo escalón, así como otros criollos y latinos colocados en diferentes niveles de la administración Biden. Destaca Luisana Pérez, directora senior de medios de coalición para la Casa Blanca.

Decenas de dominicanos alcaldes y concejales, representantes y senadores estatales, intercambiaron experiencias con compatriotas subsecretarios, directores, funcionarios, empleados de influyentes áreas federales.

Asimismo, participaron del encuentro líderes comunitarios, destacados profesionales, intelectuales y artistas con labores trascendentes en suelo norteamericano.

La confluencia de varias actividades y el rigor para el ingreso a la Casa Blanca de parte del Servicio Secreto, provocó que algunos actores importantes, accedieran con retraso a los salones de la ceremonia.

Otro hito ese día, fue la transmisión en directo de un programa de televisión dominicano desde La Casa Blanca, correspondiendo la distinción a El show del Mediodía, que produce y lidera Iván Ruíz, para Color Visión.

El jueves la labor fue más intensa, en Dominicanos en el Capitolio, porque iniciaba a media mañana e incluía discursos, paneles, reconocimientos e intervenciones vía zoom y grabadas, como el saludo del presidente Luis Abinader.

Presente el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer y figuras como el secretario de Educación, Miguel Cardona y las subsecretarias Elizabeth de León y Alejandra Castillo, (dominicanas) de Desarrollo y Vivienda y Comercio, respectivamente con dinámica interacción y evidente interés de los asistentes.

Un panel, que resultó atractivo y arrancó con un prolongado aplauso fue el que reunió a Fefita La Grande, Tom Pérez, Julissa Reynoso y al retirado pelotero de Grandes Ligas Nelson Cruz. Narraron en sus ámbitos de desarrollo, los esfuerzos, desvelos, cómo vencieron obstáculos y dejaron recomendaciones como formarse, especializarse y mantener disciplina y pasión.

Tom, halando sus raíces dominicanas quiso “provocar” a “La vieja Fefa” y aquellos termino en violentos movimientos de caderas y nuevos aplausos de los presentes.

Las dos actividades reflejaron el terreno ganado por los dominicanos en lo político y laboral y el creciente respeto de las autoridades norteamericanas para la comunidad.

Los dominicanos suman 2.2 millones en los Estados Unidos, según el más reciente levantamiento del INDEX, que dirige el viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos de la Mota, quien jugó un rol importante para el éxito de las dos actividades. La cantidad hace más atractiva a la comunidad.

La intensa campaña electoral norteamericana y el activismo dominicano de cara a las congresuales y presidenciales de mayo dieron mayor calor a las dos convocatorias. Todos querían estar presentes.

(Un discreto dominicano, Hugo Rodríguez, subsecretario de Estado es el responsable mundial del sistema de visado de los Estados Unidos).