Listin Diario Logo
12 de julio 2020, actualizado a las 09:11 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales miércoles, 24 de junio de 2020

Historia

“Una rosa para Rosa Duarte”

El presidente del Instituto Duartiano, doctor Wilson Gómez Ramírez, invitó a la ciudadanía a llevar una rosa a la casa de la familia Duarte, localizada en la calle Isabel La Católica 304, en la Ciudad Colonial, en tributo a los valiosos aportes de Rosa Duarte a la Independencia Nacional de 1844.

  •  “Una rosa
para Rosa Duarte”
  •  “Una rosa
para Rosa Duarte”
Santo Domingo

Cumpliendo el protocolo dispuesto por el Ministerio de Salud Pública, el Instituto Duartiano realizará la actividad “Una rosa para Rosa Duarte”, en conmemoración de los 200 años del nacimiento de la  heroína de la Patria y hermana de Juan Pablo Duarte, este próximo domingo 28.

El presidente del Instituto Duartiano, doctor Wilson Gómez Ramírez, invitó a la ciudadanía a llevar una rosa a la casa de la familia Duarte, localizada en la calle Isabel La Católica 304, en la Ciudad Colonial, en tributo a los valiosos aportes de Rosa Duarte a la Independencia Nacional de 1844.

Informó que a las 8 de la mañana de este domingo a su directiva y algunos invitados especiales realizarán los honores de lugar en el patio de la casa de los Duarte, entonando el Himno Nacional, izando la Bandera Dominicana y colocando las primeras flores al pie del busto de Rosa Duarte.

Añadió que la casa permanecerá abierta hasta las 5 de la tarde para recibir a los visitantes que deseen llevar flores a Rosa Duarte.

Algunas instituciones, como el Banco Central, el Despacho de la Primera Dama, la Comisión Permanente de Efemérides Patrias y la Cámara de Diputados, harán ofrendas florales.

Sobre Rosa Duarte Díez

Rosa Duarte Díez nació el 28 de junio de 1820 y tuvo una destacada participación en La Trinitaria y La Dramática, sociedades creadas por su hermano Juan Pablo Duarte para contribuir con la Independencia Nacional.

Fabricó balas que usaron los trinitarios contra los invasores haitianos, y en 1845 fue expulsada a perpetuidad junto a su familia y se exilió en Venezuela, donde se ocupó del cuidado de su madre y sus hermanos.