Listin Diario Logo
17 de noviembre 2019, actualizado a las 08:44 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales sábado, 07 de septiembre de 2019

Aysha Syed

'La música eligió mi destino'

  • 'La música eligió mi destino'
  • 'La música eligió mi destino'
  • 'La música eligió mi destino'
  • 'La música eligió mi destino'
Ivelisse Villegas
ivelisse.villegas@listindiario.com
Santo Domingo

Las notas musicales de un violín dan vida a las emociones de quienes las escuchan. No es una melodía en sí, la que causa el efecto en su totalidad, es quien la interpreta, cómo lo hace y el mensaje que mandan las cuerdas al ser seducidas por el arco. Es Aysha Syed, quien logra perfectamente esta armonía sincronizada.

Cuando salió a escena por primera vez, la bautizaron como la niña prodigio, hoy, a sus 27 años y con un sinnúmero de logros es catalogada como una de las embajadoras del violín más joven y talentosa, y reconocida como la más emocionante del mundo, entre otros elogios de conocedores de la buena música.

Este don ha sido aprovechado por la artista a cabalidad, y ahora puesto al servicio de los demás, a través de la fundación que preside Music For Life, charlas y conferencias; como en esta ocasión, auspiciada por Plan LEA de Listín Diario, pero lo que más me impactó, fue su testimonio "La vocación de mi vida: como la descubrí”.

'La carrera de la vida no es de velocidad, sino de resistencia', Aysha Syed..

Según ella, a los 5 años comenzó a estudiar violín para seguir los pasos de su hermana que hoy es médico. Vivió y disfruto su niñez a plenitud en su pueblo natal, Santiago, hasta que un día entendió que si quería seguir mejorando tenía que practicar más y sacrificar otras cosas. Ese día sintió que la semilla de la disciplina fue implantada en su ser, confiesa.

Como toda decisión que podía cambiar su futuro, sus padres jugaron un papel predominante por las diferencias de criterios, su padre, Musulmán que no estaba de acuerdo porque eso la convertiría en una mujer de la calle, según él; a diferencia, su madre, Carolina Castro, dio todo el apoyo, desde el momento que decidió apuntarla, hasta ese justo instante sentada en el auditorio de Galería 360.

Aysha Syed desde que comienza a dar vida a las cuatro cuerdas del violín se transforma y transmite esa pasión a quienes las escuchan. Y aquellos que las ven se hipnotizan con su paz y ternura.

Acuñó una estrofa de una canción de la artista Lilly Goodam que dice: 'La duda y la indecisión son enemigos que hay que derribar levántate con fe' y esto ha hecho cada vez que se le ha presentado un reto, como fue el divorcio de sus padres, tristeza que logró ocultar en la música. Más tarde, se dio cuenta que solo Dios pudo sanarla de una herida tan profunda.

Con mucha emoción narraba sus periplos y en cada uno llegaba cargado de elogios y reseñas de la prensa internacional que atestigua una de sus frases favoritas 'La carrera de la vida no es de velocidad, sino de resistencia'.

Y así, con cada palabra llevaba un mensaje a los estudiantes allí presentes. Lo primero que le dijo fue que a los ocho años escuchó un disco de Johann Sebastian Bach que llegó a sus manos a través de un amigo de su madre. Este disco la inspiró y fue tanto la emoción que decidió internamente que esas piezas de violín la tocaría por el resto de su vida. Y por la gracia de Dios, afirma,  tuvo la dicha de interpretarla en un concierto en el afamado Carnegie Hall con un violín Stradivarius del año 1869.

En ese momento ella no podía creer que esa niña, que a los ocho años veía este momento como imposible, era una realidad. Que tenía en sus manos una joya como esa. ''La gracia de Dios ha sido sobreabundante, ya que he podido entender que una cosecha lo que siembra''.

A los 11 años fue invitada a realizar su debut acompañada por la Orquesta Sinfónica Naciona, dirigida por el maestro D'wint y desde esa ocasión, sintió que su vocación se había convertido en una realidad y que la música había elegido su destino.

Confiesa que su madre ha sido su soporte emocional, todavía su mejor amiga y le ha enseñado que para la gloria de Dios todo se puede lograr.

A los 12 años se convierte en la primera latinoamericana en entrar a la afamada escuela de niños prodigio  Yehudi Menuhin School en Londres, lo que representaba un privilegio y una gran responsabilidad. Allí paso 7 años para luego entrar a la prestigiosa Royal  College of Music con una beca completa.

En esta institución aprendió el sacrificio que la disciplina conlleva y recuerda a una profesora, Nastasha Boyarskaya que le enseñó el poder de analizar antes de ejecutar, y esto se puede aplicar para todos en la vida, la oportunidades tienen que verse cara a cara con la preparación para que el éxito nazca.

Hizo un recorrido en imágenes por los países a los que ha llevado su violín como son Israel, Emiratos Árabes, China, Japón, Corea del Sur,  Francia, Suiza, España, Inglaterra, Italia, Hollanda, República Checa, Argentina, Chile, Ecuador, Uruguay, Brasil, Nicaragua, Colombia, Estados Unidos, y Canadá.

 Su vida es rica de aprendizaje y experiencias qué contar. Razón, por la que estaba ahí.  Para decirles a los jóvenes que los sueños se pueden realizar, sin perder los encantos que le rodean, como el disfrute de la familia, los amigos, hacer y comer lo que le guste, teniendo cuenta que llegara el momento en que se deben sacrificar para lograr el propósito y la meta que se ha impuesto.

''La música es para mí más que un lenguaje universal, un derecho que debe ser utilizado para la mejoría de la sociedad y de cada comunidad de la cual formamos parte". Por esta convicción visita auspicios, orfanatos y cárceles dando lo que tiene en abundancia: Su música.

El trabajo por hacer es arduo,  y el camino a trillar aún más. Habrán muchos obstáculos por vencer y deberás insistir aunque no puedas ver por toda la oscuridad que sientan que abraza, porque como decía Martin Luther King 'Solo en la oscuridad puedes ver las estrellas'.

Convicción.

El hombre con el que se casaría tenía que respetar el hecho de ella quería llegar virgen al matrimonio. No es ningún tabú es una decisión fue respetada por Jonathan D'Oleo, con quien está casada y procreó una hermosa bebé. 

Consejos puntuales

-Cada uno con el don que ha recibido debe administrarlo

-Si tienen que hacer algo no lo dejen para después.

-Su conversión le quitó el hablar mentiras.

-'La carrera de la vida no es de velocidad, sino de resistencia'.

-Prometió que iba a ser honesta y todo el mundo ve ahora las cosas bonitas y no sabe los sacrificios que ha tenido que enfrentar.

-Solo con Dios en su corazón es que podemos ver y trabajar nuestras debilidades.

-Una cosecha  lo que siembra.

-Así como Basch me inspiró quiero que vean en mi un propósito para alcanzar su sueño.

-Los jóvenes viven desesperados, pero el éxito no es de quiénes llegan primero, es de quienes llegan...

-En vida la excelencia toma tiempo y  todo lo que se aprende rápido, rápido se olvida.

-Todos lo que hacemos tiene repercusión en el infinito.

-''La gracia de Dios ha sido sobreabundante ya que he podido entender que una cosecha  lo que siembra''

-Una luz no se pone debajo de una cama, sino en una mesa para que ilumine a todos.

 


Más en Las Sociales