Listin Diario Logo
25 de mayo 2022, actualizado a las 12:09 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República sábado, 22 de enero de 2022

Tres jueces del TC consideran que se puede revisar Concordato

Se oponen al fallo que no admitió un recurso para declararlo inconstitucional.

  • Tres jueces del TC consideran que se puede revisar Concordato

    Domingo Gil, José Alejandro Ayuso y  Víctor Joaquín Castellanos.

Wanda Méndez
wanda.mendez@listindiario.com
Santo Domingo, RD

Los jueces del Tribunal Constitucional Víctor Joa­quín Castellanos, José Ale­jandro Ayuso y Domingo Gil discreparon del crite­rio adoptado por la mayo­ría del Pleno de esa Alta Corte en la sentencia que inadmitió una acción con­tra el Concordato firmado entre la Santa Sede y el Es­tado dominicano el 16 de junio de 1954.

Estos magistrados esta­blecen que el control cons­titucional de los tratados internacionales es preven­tivo, antes de su ratifica­ción en el Congreso Nacio­nal.

En sendos votos disi­dentes a la sentencia TC-526-21, los magistrados Castellanos, Ayuso y Gil plantean que el Tribunal Constitucional debió ad­mitir y conocer la acción de inconstitucionalidad sobre el Concordato.

El magistrado Domingo Gil consideró que ese fallo no sólo es contrario a la misión de guardián de la Constitución que el artícu­lo 184 de la Carta Magna ha confiado a este órgano, sino que con ello descono­ce la voluntad del consti­tuyente dominicano, pa­ra quien la Constitución es la norma suprema del Esta­do, y que por esa razón no puede convivir con ninguna norma que le sea contraria, sin importar su origen, gé­nero o naturaleza.

Tratados internacionales
“He considerado necesa­rio señalarlo para resaltar el peligro que constituye la conclusión a la que ha lle­gado el Tribunal respecto de los tratados internacio­nales, pues con ello se ad­mite, en definitiva, que en nuestro ordenamiento jurí­dico pueden subsistir nor­mas en conflicto con la Constitución, con tal de que hayan sido aprobadas an­tes de la reforma constitu­cional de 2010”, advirtió el magistrado Gil.

En ese sentido, entiende que es constitucionalmen­te incorrecto que se preten­da excluir el Concordato de las normas y actos jurídicos a que se refieren los artícu­los 185.1 de la Constitución y 36 de la ley 137-11, con­cernientes a la acción direc­ta de inconstitucionalidad.

“El conocimiento del fondo de la acción de in­constitucionalidad contra el llamado Concordato ha­bría permitido al Tribunal encarar los serios visos de inconstitucionalidad de ese instrumento jurídico, como han señalado el ac­cionante y parte de la doc­trina dominicana más au­torizada”, indicó Gil .

Habilitación constitucional
Mientras, el magistrado Ayuso concluyó que el Tri­bunal Constitucional debió conocer el fondo de la ac­ción contra el Concordato, porque posee la habilita­ción constitucional.

Además, destacó que el TC está en el deber ineludi­ble de garantizar la supre­macía de la Constitución para controlar la constitu­cionalidad de los tratados internacionales, sin impor­tar el momento en que el Estado dominicano haya suscrito dicho tratado.

“En el caso eventual de que un tratado internacio­nal preconstitucional sea declarado no conforme a la Carta Magna, el Tribunal Constitucional debería dife­rir los efectos de la senten­cia para que el Poder Eje­cutivo actúe conforme a las normas del Derecho Inter­nacional Público en gene­ral, y de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados en particular, para evitar así la perturba­ción que ocasionaría la in­eficacia o invalidez de este tratado en el ordenamien­to jurídico interno”, sugirió.

Resolución
De su lado, el magistrado Castellanos estableció que la impugnación sometida ante el TC no fue al texto del Concordato per se, sino a la resolución que dictami­nó su incorporación al orde­namiento jurídico domini­cano.

Indicó que contrario a lo decidido por el consenso mayoritario, al tratarse de una resolución dictada por el Congreso Nacional, se impone considerar su inclu­sión entre las disposiciones contempladas por los artí­culos 185.1 constitucional y 36 de la Ley núm. 137- 11, concernientes a la acción de inconstitucionalidad, por lo que enfatizó que su des­acuerdo radica en la erró­nea aplicación efectuada por el Pleno del Tribunal Constitucional respecto a esas disposiciones. “Estima­mos que la acción directa de inconstitucionalidad de la especie debió declararse ad­misible y, en consecuencia, procederse al conocimiento del fondo de esta última”, argumentó.

Explicó que las resolucio­nes emanadas del Congreso Nacional son disposiciones susceptibles de ser cuestiona­das mediante la acción de in­constitucionalidad.

El TC justificó su decisión argumentando que el ejer­cicio de un proceso a pos­teriori de control de cons­titucionalidad de tratados internacionales no se en­cuentra contemplado por la Constitución, sino que la garantía se desarrolló me­diante el ejercicio de un control a priori o preventivo antes de ser ratificado por el Congreso Nacional. Ex­plicó que esto tiene la fina­lidad de evitar la adopción de una norma contraria a la Carta Magna, con lo cual considera se garantiza la su­premacía constitucional.

SEPA MÁS
La Ley Divina.

El Concordato esta­blece en el artículo 1, que “La Religión Ca­tólica, Apostólica, Ro­mana sigue siendo la de la Nación Domini­cana y gozará de los derechos y de la pre­rrogativas que le co­rresponden en con­formidad con la Ley Divina y el Derecho Canónico”.

Garantía.
El artículo III del con­venio dispone que el Estado Dominicano re­conoce a la Iglesia Ca­tólica el carácter de so­ciedad perfecta y le ga­rantiza el libre y pleno ejercicio de su poder espiritual y de jurisdic­ción, así como el libre y público ejercicio del culto.

La mayoría.
La decisión del TC fue adoptada con la mayo­ría requerida, pero con los votyos disidentes de los tres magistrados.