Santo Domingo 27°C/29°C scattered clouds

Suscribete

música

Vanesa Martín confiesa todos sus “Placeres y Pecados” en su primera vez por República Dominicana

El repertorio de más de 20 canciones de la cantautora malagueña arrancó con “Frenar enero”.

Vanesa Martin, la noche del sábado en el Teatro Nacional Eduardo Brito

Vanesa Martin, la noche del sábado en el Teatro Nacional Eduardo BritoCoralis Orbe

Y sobró el amor. Sobró el arte, sobró la música y sobraron las palabras en el primer concierto de la española Vanesa Martín en la República Dominicana.

La noche del sábado en el Teatro Nacional Eduardo Brito no hizo falta de nada cuando al marcar las 8:50 de la noche se desplegó el telón que abrió paso a un mágico derroche de intensas emociones en el segundo concierto de la gira “Placeres y pecados”, esta vez en aguas dominicanas.

El repertorio de más de 20 canciones de la cantautora malagueña arrancó con “Frenar enero” y dejó inaugurado un espacio abierto a las confesiones de las decenas de placeres y pecados que, en el afán de gozar su suerte, ocuparon las sillas de la Sala Manuel Rueda.

“Yo les invito a que canten, a qué bailen, a qué sientan la música correr por dentro de vuestras historias, vuestras experiencias, vuestros placeres y vuestros pecados. Bienvenidos”, instauró Martín segundos después de haber entonado “Nunca me conoció”, de su quinto álbum de estudio, Munay.

Ideal y luminosa, tan suave como la seda, así fue la entrada en escena de “Mejor de lo que contaste” y, precisamente a las 9:05, explotó la “Dinamita”, que en un contraste idóneo con nuestro clima caribeño trajo la queja del subidón de temperatura.

“¡Qué calor Santo Domingo!”, expresó en la toma de un monólogo ocasionado que una fanática le regalase un ventalle… “Señora, la llevo en mi corazón eternamente”, le dijo mientras se abanicaba.

Con un “Imán” fue atraído “Inventas” y resultó que “de todas las mujeres que habitan en Vanesa, hay algunas que sí conoce” desde la difícil aventura que fue vivir “Cuando no estabas”.

Entre canción y canción, reiteradas y jocosas interacciones con el público, el saludo de las manos de Vanesa Martín a su fiel compañera, la guitarra, y la entrada de melodías al piano, durante toda la noche se hizo sentir presente la promesa de una pronta vuelta al país.

El público se mostraba eufórico, con demostraciones que dejaban implícitas las ganas que había en el país de su llegada, hubo quienes no se sentaron en el recital completo y desde la primera hasta la última pieza la cantó acompañada.

“No me salves” fue a las 9:22 y “Si pudieras”, en colaboración con el dúo de hermanos Jesse y Joy, apareció a las 9:27 con un desborde de amor entre un público en fascinación y una artista encantada por la maravillosa primicia de ser recibida en tierra lejana como si fuese propia.

“Te has perdido quien soy” en “9 Días”, fue una declaratoria doble entre 9:31 y 9:40 de la noche que auguró la llegada de un “Verano Eterno”.

“No he sabido quererte… Arrancarte la prisa y el nervio, Dejarte en un punto y coma, Más que unas horas”, corearon al unísono los asistentes con “Punto y coma”, del nuevo álbum.

“De tus ojos” dejó un interludio para que la artista regresará a escena con un nuevo vestuario y la promesa de lectura de una décima escrita en una dedicatoria exclusiva para quienes le aclamaban en el país, presagiando una vez más que regresaría a tierras dominicanas pronto.

Enamorada de República Dominicana

“Complicidad”, con el colombiano Manuel Medrano, y “Marzo”, la dejaron recitando el afluente de amor que en varios días que llevaba vagando por República Dominicana se decidió a plasmar sobre papel.

Hoy lamento haber tardado,

isla de amor y contraste,

en mi corazón dejaste,

un volver ya obligado.

Esta poesía que he soñado,

me trajo un mal generoso,

donde el placer misterioso,

firma pecado y memoria,

mezclándose nuestra historia,

contándose algo glorioso.

No tengo afán ni monedas,

para devolver cariño,

a veces uso corpiño,

y canto por si te enredas.

Espero que me concedas el tiempo que nos separa,

la vida es fugaz y rara,

pero a ratos nos consiente,

me quedo con quien se siente y me hable cara a cara.

Dominicana ya siento que volví a Santo Domingo, no a jugar ni a ver el bingo sino al teatro, no miento.

Si otra vez de mí les cuento lo que le pasa a cualquiera, está feo que no hiciera lo que ustedes me demandan, en el paraíso andan, pero el alma está por fuera”, declamó entre vítores.

Un popurrí entre “Polvo de Mariposas”, “Arráncame”, “Toscana”, “Mi amante amigo” y sin mucho bla bla bla, “Quien lo diría”.

“Álgebra” a las 10:31, “No te pude retener” a las 10:41 y la sorpresa de dar por hecho de que quienes la acompañaban conocían hasta las más recientes de sus canciones.

Tras dos horas de concierto “Y vuelo”, fue la encargada de dar inicio a una clausura de aplausos y emociones a flor de piel en un público que, aunque no ocupó todas las sillas, no dejaba de pedir a gritos el retumbe de “90 minutos”.