Listin Diario Logo
20 de noviembre 2018, actualizado a las 10:01 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual21ºC26ºC
Vida Verde jueves, 08 de noviembre de 2018
0 Comentarios

ECOLOGÍA

Aulacaspis yasumatsui: la plaga que azota los jardines del Gran Santo Domingo

Yaniris López
yaniris.lopez@listindiario.com
Santo Domingo

¿Tiene plantadas palma sagú o cica en el patio, en la acera, en un tarro o en el jardín? Acérquese y revíselas. ¿Les ve una especie de polvo blanco en las hojas? Entonces están enfermas y debe podarlas, curarlas o sustituirlas lo antes posible. 

La alerta la dio en marzo de este año el biólogo Milcíades Mejía, exdirector de la Academia de Ciencias, en un artículo publicado en Listín Diario.

Mejía escribió que la plaga “escama de nieve” (Aulacaspis yasumatsui), un insecto del orden de las Hemiptera, originaria del sudeste asiático, está afectando los jardines de avenidas, parques y residenciales del Gran Santo Domingo. 


En un recorrido por avenidas y jardines  de la ciudad, Listín Diario registró una gran cantidad de cicas afectadas por la “escama de nieve”. 
 

“Este insecto se reproduce masivamente, parasitando el envés de la hojas, chupando la savia, recubriéndolo de escamas blancas, semejante a la nieve, de ahí su nombre, escama de nieve; las plantas terminan secándoseles las hojas, desprendiéndoseles por completo, situación que está ocasionando que los jardines presenten una imagen de franco deterioro. Las alcaldías, los paisajistas y viveristas deberían implementar cuantas medidas fitosanitarias sean necesarias para revertir esta preocupante situación y devolver el esplendor a los jardines afectados”, alertó entonces Mejía.

El nivel de alerta es tan alto que hace unos meses el Jardín Botánico Nacional realizó una poda drástica y cura correspondiente de los ejemplares que crecen en la explanada delantera del parque (frente al Reloj del Sol y en los alrededores de la fuente) para evitar que la plaga se propague a otras especies. 

Entre otros puntos, Mejía apremiaba a los ministerios de Medio Ambiente y de Agricultura a tomar medidas para evitar que la plaga “se extienda por la llanura costera y alcance al Parque Nacional del Este, las islas Saona y Catalina y ataque a la guáyiga, Zamia debilis, una de las especies nativas que de seguro será proclive a esta plaga, por ser muy relacionada con las Cycadaceas”.  

¿Por qué? Porque la desaparición o disminución de las poblaciones de guáyiga, considera Mejía, “podría tener efectos catastróficos en la estabilidad en este singular ecosistema costero marino de la República Dominicana”.


Aunque comúnmente le llaman palma sagú, la cica no es una palma.  A la familia Cycadaceae, explica Mejía, pertenecen también la guáyiga y la palma funeraria, entre otras. © Istock ¦Yaniris López/LD

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña