Listin Diario Logo
13 de diciembre 2019, actualizado a las 10:10 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana domingo, 01 de diciembre de 2019

Artículo

El Gabo: el truco está en la forma

  • El Gabo: el truco está en la forma
Fernando González
ferarturgonzalez@hotmail.com

Escritor y periodista colombiano, reconocido internacionalmente con el Premio Nobel de Literatura 1982, fue uno de los más grandes representantes del ‘boom’ latinoamericano.

Lo conocí a través de sus cuentos, siendo el primero que me viene a la memoria “’Sólo vine a hablar por teléfono’” (1978), compilado en la colección de cuentos “Doce cuentos peregrinos” (1992). De hecho, continué con su faceta realista, con la novela corta que él llama la ‘más controlada’, “Crónica de una muerte anunciada” (1981). También pasé un poco por su libro “Noticia de un secuestro” (1996), reportando magistralmente un secuestro, dentro y fuera de la casa en la que la víctima estaba recluida.

Contrario a las reglas que muchos escritores se imponen hoy en día como: párrafos cortos, oraciones simples, e incluso cero adverbios; García Márquez sabía muy bien cómo relatar sus historias con lujo de detalles, aun logrando la fluidez narrativa que lo caracterizaba.

Por ejemplo, en su cuento “‘Sólo vine a hablar por teléfono’”, el narrador constantemente cambia entre las dos perspectivas: María y “Saturno”. Dicha narrativa termina siendo fluida, no sólo por sus descripciones, sino también termina sonando hermosa debido a su elección de palabras, de cuando en cuando complejas para mi nivel de lenguaje. Aunque sus párrafos sean largos, García Márquez dominó muy bien la técnica, e innovó en el panorama literario a través de sus ideas ingeniosas, combinadas con un sentido de realidad, de compromiso social.

Con muchos autores literarios uno aprende que la técnica literaria es lo más importante, al igual que en un discurso cómo hablas y dices las cosas es igual o más importante que lo que estás diciendo. Sin embargo, al autor le sobraban ideas que, aunque en un inicio pueden parecer absurdas, en realidad al leerlas se conectan mucho con realidades que no conocíamos previamente.

Con García Márquez, está claro que de la ejecución y la forma se conjugan con nuestra representación de la realidad.