Listin Diario Logo
22 de enero 2019, actualizado a las 02:01 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual18ºC31ºC
Ventana sábado, 12 de enero de 2019
0 Comentarios

Escritora

Alanna Lockward, siempre tendrá su huequito en el Listín

  • Alanna Lockward, siempre tendrá su huequito en el Listín
Nathalia Romero
nathalia.romero@listindiario.com
Santo Domingo

Era una mujer de pocas palabras. Le gustaba pasar inadvertida. Llegaba al periódico y nunca negaba el saludo. Regalaba sonrisas a sus compañeros de labor. Pero casi no hablaba. Su mente estaba ocupaba en acontecimientos de raigambre mucho más profundas que el simple comentario del día a día.

Su mente privilegiaba el saber, la cultura suprema. Dedicó una buena etapa de su vida a estudiar los procesos etnoculturales entre Haití (país donde falleció por una hemorragia intestinal) y la República Dominicana y de contribuir al entendimiento entre los dos pueblos a partir del reconocimiento de los valores de la vecina nación. También practicó el ballet con gracia y encanto. Y su preparación intelectual la llevó a la curaduría y estudio de las artes visuales.

No llegó al Listín “de dedo” ni como improvisada periodista. Ya era Alanna Lockward, bailarina clásica y columnista del Miami Herald. Hizo su entrada en este periódico cuando Marianne de Tolentino decidió emprender su propio proyecto, y en el poco tiempo que duró como Editora de Ventana, le imprimió a estas páginas un toque profesional inconfundible.

Un día sus compañeros dejaron de verla, pero Alanna siempre los recordaría con especial distinción porque en el Listín pudo hacer un periodismo cultural distinto. El que ella sabía hacer. El que impuso por encima de la inmediatez del diarismo. Y la dejaron trabajar. Pero en su caso se dio la frase de un célebre personaje histórico referida a la partida a tiempo de un lugar: “otras tierras del mundo reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos”.

El periodismo cultural fue solo una etapa en su intensa vida creativa, donde también se pudo desarrollar a plenitud. Se abrían para ellas campos de otras profesiones para dejar su honda huella en aras de la ciencia del saber. Por eso, que un buen día salió del Listín sin que muchos se dieran cuenta.

Una caribeña en Alemania
En el 2001 se fue a residir a Berlín En aquel tiempo nace su interés por reivindicar la negritud, cuando vivió en su propia piel la discriminación al ser rechazada por una empresa para desempeñar un puesto porque su lengua de origen no era el alemán. Los llevó a juicio y salió airosa. Desde ahí empezó a ganar notoriedad en Berlín y empezó a trabajar con la comunidad afro-caribeña en la búsqueda de su propia identidad y en la proyección de la cultura de sus ancestros. Lockward era una férrea defensora de sus raíces. Se consideraba una negra en Alemania, aunque en su país natal, República Dominicana no se le considerara así. “Soy del Caribe por ende soy afrodescendiente”, decía con orgullo.

Trayectoria profesional
En el 1996 fundó el Art Labor Archives, una plataforma excepcional para la teoría, el activismo político y el arte. Entre 2012 y 2016 Lockward había conceptualizado y curado la reunión transdisciplinaria BE.BOP (la política del cuerpo negro de Europa).

Con 27 años de edad fue encargada de Relaciones Internacionales del Museo de Arte Moderno. En 1996 fue jurado de la XX Bienal del Caribe. Varios de sus ensayos fueron publicados internacionalmente en las revistas “Art Nexos”, “Afrikadaa”, “Cariforum”, “Noticias de Arte”, “Archipiélago” y “Atlántica”. Mientras estuvo radicada en Berlín, dirigió desde allí la ArtLabour, entidad que organizaba exposiciones y eventos interdisciplinarios en el Caribe, Estados Unidos y Europa.

Fue autora de “Apremio: apuntes sobre el pensamiento y la creación contemporánea desde el Caribe” siendo la primera obra de una crítico de arte nativa publicada en Europa, y que abarca de manera omnicomprensiva lo que hemos sido en la última década del siglo XX. Asimismo, publicó “Marassá y la nada”, una novela sobre República Dominicana y Haití, además del ensayo sociopolítico “Un Haití dominicano”.

Durante su vida recibió distintos galardones por su labor intelectual. La Fundación Cultural Allianz, el Consejo Danés de las Artes y el Consejo Nórdico de Ministros la distinguieron con merecidos reconocimientos. Su primer proyecto documental sobre la Teología de la Liberación Negra y la historia transnacional de la Iglesia Episcopal Metodista Africana (AME) recibió el premio de producción FONPROCINE 2013.

En su última faceta se desempeñó como investigadora para el Centro de Estudios Caribeños de la Pontificia Universidad de Santo Domingo (PUCMM).

Esa ha sido la vida de esta incansable mujer que se consagró al estudio y difusión de nuestra identidad con altura y nivel. Ahora, después de su muerte, su ejemplo quedará plasmado en importantes libros que pueden servir de punto de partida para quienes prosigan su legado intelectual.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña