Listin Diario Logo
29 de noviembre 2020, actualizado a las 02:19 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana domingo, 16 de febrero de 2014

FOLKLORE

Duluc y los del Fuego

El artista José Duluc, lanzó, a principios de este mes, una producciónmusical con la colaboración del Centro Cultural de España en SantoDomingo (CCESD)

  • Duluc y los del Fuego
    Toda una carrera. En este 2014, Duluc quiere presentar otro disco con canciones inéditas y hacer un espectáculo en Bellas Artes para celebrarsus 30 años en el folklore y la música. Además, planea publicar algunos cuentos de su autoría.
  • Duluc y los del Fuego
  • Duluc y los del Fuego
  • Duluc y los del Fuego
Indhira Suero
Santo Domingo

Raíces y flores, la nueva producción del  compositor y percusionista José Duluc y del grupo Guerreros del Fuego, fue presentada a principios de febrero de este 2014, en el Centro Cultural de España, como una producción del proyecto en “Vivo desde el Centro”.

Esta producción, surgió luego de un concierto realizado por el artista y su grupo el 30 de octubre de 2013, en el Centro Cultural de España. En esa ocasión, se efectuó un homenaje a Jesús (Cundengo) Minier, artesano e integrante de la Cofradía de los Congos de Villa Mella.

Con este trabajo, Duluc desea mostrar la diversidad de ritmos que posee República Dominicana y la riqueza cultural que nos caracteria como pueblo.

¿Cómo surge este disco?
El Centro Cultural de España siempre ha tenido una buena disposición para apoyar la cultura iberoamericana. Recuerdo que cuando vivía en Japón venía al país y el centro me hacía conciertos grandes que le gustaban mucho a la gente. Me siguieron apoyando hasta que me propusieron hacer un concierto en 2012 con el grupo los Guerreros del Fuego, reinstaurado, porque el grupo lo hice a finales de 1980 y tuvo varias interrupciones.

El concierto se hizo en octubre de 2012 y fue espontáneo. Luego en 2013 íbamos para el Gagá y entonces en el camino íbamos oyendo el disco en vivo y nos encantó. Hice la propuesta de lanzarlo en vivo al CCESD y a final de 2013 me dijeron que había dinero para eso.

Después, en el estudio de grabación del centro arreglamos la propuesta y lo logramos. Esta es la primera producción de los Guerreros del Fuego integra, porque nunca grabamos un disco grande sino un single.

¿Qué papel posee la diversidad cultural en este trabajo?
En el producto que presentamos quisimos demostrar las diversas fusiones que se pueden lograr con la música dominicana. Esto sin dejar de lado la cultura caribeña, ya que siempre he considerado que esta isla es la génesis de la música contemporánea por el encuentro de dos mundos. Para el disco invité a Toné vicioso, un músico dominicano, y al Gran Yao, un joven que hace dembow santero.

Me considero un intérprete de la voz, si puedo transmitir la cultura del pueblo eso me satisface; con hablar de la faldita, de que eres mala o que me gustaste no te convierte en artista del pueblo. Aunque ese tipo de temas es muy recurrente en las canciones.

Por eso es tan elemental enfocarnos en otras realidades que nos edifiquen más y nos trasmitan las cosas buenas que tenemos como nación.

¿Ha sido difícil vivir del tipo de música que hace?
El hecho de que nos hayamos mantenido 30 años haciendo música sin un padrino o sin pagar emisoras, tiene un gran valor porque significa que hay gente que busca alternativas dentro de la música dominicana.

Creo que hay que seguir inspirando a la juventud, tenemos el merengue como expresión nacional, pero se quiere decir que solo eso lo dominicano y que los otros ritmos no, aunque esta en las narices de todos. No rechazamos el merengue o la bachata, lo que queremos es diversificar y presentar varias fusiones. En su mayoría, se ha hecho una música industrial en la que los líderes se quedan con el dinero y los músicos tienen que volver a su pueblo a pasar trabajo después que duraron siete años estudiando saxofón, trompeta o piano. Eso evidencia que hay una falta de conciencia.

En la música que hacemos demostramos lo que hacen los campesinos en el campo y prueba de que eso funciona es que el público asiste a los conciertos y esa es la mejor paga que puede tener un artista, que la gente sienta la música y la coree contigo.

¿Qué opinión le merece el que cada día desaparezcan expresiones culturales dominicanas?
Tiene que haber una política cultural, que no existe, de rescate. Pero es muy penoso que se vea a la música folklórica como cosa de salvajes; solo una elite de antropólogos la estudia a fondo, pero la mayoría de intelectuales no sabe apreciarla.

Tenemos más de 30 o 40 estilos diferentes de música, estructurados con ritmos, instrumentos y tonalidades diferentes. Eso se debería enseñar en el Conservatorio de Música, pero solo se da una especie de introducción al folklore. Por ejemplo, los Palos de San Juan son diferentes al Gagá y a los Congos de Villa Mella, pero el que no conoce ese tipo de ritmos piensa que todo es igual que son tambores que tocan unos prietos y una persona que canta.

¿Qué importancia tiene la cultura en la formación de un país?
Con la cultura se resuelven los problemas. Poniendo una escuela, abriendo centros de músicaÖsi no soy un delincuente hoy es porque estudié música y eso me transformó; somos un país rico de artistas en los barrios que lamentablemente no tienen oportunidades.

 Un ejemplo del valor que posee este aspecto es el acuerdo entre Haití y República Dominicana: se habló de comercio y medio ambiente, pero no hay un tratado cultural. No importa que hablen de pollos, gasolina y negocios sino comienzan con un intercambio donde los artistas haitianos vengan aquí y los dominicanos vayan allá y que veamos lo artistas que son ellos para empezar a admirarlos y respetarlos y que ellos vean lo artistas que somos nosotros para qué así nos respeten también, y haya una relación más pacífica. Eso sería un respiro y ayudaría a que haya una mejor convivencia.

(+)
EL ARTISTA DE LOS QUE MENOS PUEDEN

José Duluc, inició sus estudios musicales en 1969 en su ciudad natal. Entre 1980 y 1984 fue bailarín del Ballet Folklórico de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Se destaca como compositor de música popular alternativa, bailarín, investigador y percusionista folklórico.

 Ha formado parte de las agrupaciones Palemba y Transporte Urbano; líder fundador de los Guerreros del Fuego, Ga¥Caribe y Domini-Can, agrupaciones con las que ha grabado varios sencillos y los discos “Pánico” y “A quién le creo”.

Varias de sus composiciones han logrado éxito internacional y local, como “La Ciguapa”, grabada por Chichí Peralta, discos de oro y platino; “El Caminante”, grabada por él en el disco Música Raíz, Vol. 1, presente en la compilación “Música negra in the Americas”; “Carnaval para gozar”, interpretada originalmente por Maridalia Hernández y Duluc, tema oficial del Carnaval Dominicano en sus ediciones de 1997 al 1999, grabada también por Sergio Vargas; y “Pega¥o de qué”, interpretada por Diómedes y el Grupo Mío. Actualmente lidera el grupo “Los Guerreros del Fuego” con el cual trabaja en nuevas composiciones como la popular “El Animal”, ritmo de Palo electrico de gran éxito en los locales nocturnos capitalinos.

Trayectoria
Duluc se ha presentado en importantes escenarios internacionales y nacionales, como el Festival Mundial de la Juventud (Moscú, Rusia, 1985); Festival de Varadero (La Habana, Cuba, 1987); Festival Fenétre au Sud (Cergy, Francia, 1996); Festival Caribeño de Veracruz (Veracruz, México, 1997); Artistas por el Gagá (Santo Domingo, R. D., 2000); Festival Washoi (Japón, 2000); discoteca SOB (NY, USA, 2005). Recientemente, son antológicas las  presentaciones de “Los Guerreros del Fuego” en el Bar La Espiral, de la Zona Colonial; en la apertura al público de la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo 2009; en el concierto “Antes que junio se vaya”; en “La noche etnica” de la 25 Bienal Nacional de Artes Visuales, entre otros.

En todos ellos quedó de manifiesto su versatilidad y dominio escénico, producto de varias décadas dedicadas a la cultura nacional. Asi como el virtuosismo de su banda integrada por Gioel Martín, en la guitarra eléctrica, Sunil Mejia en el Violin, Duluc en las percusiones, Manuel Cornielle, en el bajo y el bateria Moises Silfa.