Listin Diario Logo
08 de marzo 2021, actualizado a las 06:16 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 12 de mayo de 2012

FOLKLORE ESPIRITUAL

Con la fe todo se puede

RIQUEZAS DE LA CULTURA POPULAR DOMINICANA. ENTRE ORACIONES, REZOS Y RECETAS LAS ENFERMEDADES SE TRATAN DE DIVERSAS MANERAS

  • Con la fe todo se puede
    Sanación. En la búsqueda de la salud el dominicano recurre a diversos métodos: algunos de estos resultan efectivos, otros no.
Indhira Suero
Santo Domingo

El dolor en la boca no dejó dormir a “Tatico” en toda la noche. Ya estaba cansado. Hacía varios días que sufría y esperaba ansioso la llegada del curandero que vivía en la montaña. Vio la gloria cuando su sanador llegó y pronunció en voz alta las siguientes palabras: “Bendita Santa Apolonia, que por tu virginidad y martirio mereciste del Señor ser colocada contra el dolor de muelas, por eso te suplico, fervoroso, intercedas ante Dios de la misericordia que ‘Tatico’ sea sano. Señor accede a esta súplica y plegaria”.

De acuerdo a Francisco Javier Lemus y Rolando Marty, en el texto ‘Religiosidad popular dominicana’, los campesinos, al ser tan creyentes, han impregnado religiosidad a su medicina. De esta forma, buscan el remedio en los santos de su devoción, a quienes oran y hacen promesas.

“La concepción mágica ha impregnado sus oraciones, pidiendo salud. A veces conciben que la oración, si se ejecuta, tenga efectos por sí misma. Consiguientemente, comienza a tener importancia el número, tanto en las veces que se rece, como en las cruces que se hagan. Ahí entra en escena el curandero”, escriben.

I

Después que se diagnostica la enfermedad, el curandero receta a su paciente medicinas de farmacia y de fabricación casera. Algunos, además de recomendar jarabes o servicios a santos, curan con oraciones “santigu¨es” definidas como las que se rezan al tiempo que se santigua al enfermo.

Un experto en el tema de las curaciones es “Máximo Botella”, quien empezó a trabajar con pociones desde el 1978. “Primero en el mercado y después aquí en la Concepción Bona. Empecé a hacer botellas después que me enamoré de una mujer que las vendía, entonces aprendí”, recuerda.

De acuerdo a “Máximo Botella”, si el Señor lo permite, cura con sus pócimas cáncer de primer grado, quistes, reumatismo, sinusitis, males en el estómago y los riñones. “Ahora, la gente ta’ bregando más con botellas para los riñones y la vagina, no sé qué tamo comiendo que nos hace daño, hasta las niñas se enferman de quistes y eso no se veía antes”, asegura el curandero quien además de curar enfermedades, toca ‘fiestas de palos’.

Ante estos “métodos” de curación, la psicóloga Ana Mirtha Vargas asegura que cientos de enfermedades se deben a factores psicológicos y muchas de estas herramientas causan un efecto placebo. “El éxito de este tipo de medicina es directamente proporcional a la fe que se tenga al curandero quien por medio de la sugestión le asegura que se va a curar. En el caso de algunas personas que tienen trastornos psicopatológicos, como neurosis de conversion o neurosis histérica, en que convierten sus conflictos psicológicos en males físicos, son muy efectivas”, destaca.

II

Como herramientas de curación se utilizan diversos objetos y pociones, algunos de los ejemplos más destacados se muestran cuando se usa un “algodón tocado en el Cristo de Bayaguana o en la Virgen de la Altagracia”. De acuerdo a los creyentes, con pasarlo por el lugar del cuerpo adolorido, ese se cura. Otro elemento utilizado es el agua bendita, en “baños de salud”.

En las botánicas, además de pociones, se venden figuras de plata, madera o cera, que se confeccionan como pago a un santo, santa o virgen.

Lemus y Marty destacan que cuando una persona o animal enferma, se hace una promesa de llevarle al santo una figurita de la parte enferma: “A los que más se les hace este tipo de promesa son a la Virgen de la Altagracia, al Santo Cristo de Bayaguana y a la Virgen de las Mercedes”.

Estas oraciones y métodos para sanación surgen como resultado de un sincretismo cultural, que se convierte en patrimonio nacional y en parte de la identidad. De acuerdo al sociólogo Dagoberto Tejeda, los indígenas en la isla de Santo Domingo resolvían sus problemas de salud-enfermedad a través de los ‘behiques’ o curanderos, igual ocurrió con los africanos esclavizados por los españoles.

“Los negros vinieron con sus métodos y los españoles trajeron algunos médicos, pero la mayor parte de sus problemas los resolvían con la medicina popular que trajeron de España. Estos saberes se fueron socializando en un sincretismo de sobrevivencia y de allí es que nace la medicina popular dominicana, al surgir la conciencia nacionalista de identidad con la Independencia Nacional y la Restauración”, asegura.

III

La riqueza del folklore espiritual y mental del pue- blo dominicano no se puede negar, aunque psicólogos como Vargas expresan que si bien es cierto que muchas plantas son útiles a la sanación del ser humano, este tipo de medicación resulta riesgoso debido a la alta toxicidad propia de algunas y de otras que pueden hacer daño a la salud, si son utilizadas sin un verdadero criterio de lo que se hace: “Como en todos los gremios hay curanderos que saben, han estudiado y tienen dones especiales, pero otros solo repiten lo que han oído a voz populi. Muchas veces estas pociones pueden retrasar la sanación e inclusive pueden llegar a causar la muerte, aunque es parte del pensamiento mágico simbólico del dominicano”, considera.

“Máximo Botella” asegura que para sus remedios usa maraveli, uña de gato, melón de greña, entre otras plantas y que, si el Señor se lo permite, son efectivas en la eliminación de males.

Mientras que Rogelio Espaillat, gastroenterólogo y ex presidente de la Sociedad Dominicana de Gastroenterología, destaca que hay que tener mucha precaución al considerar este tipo de medicina.

“No tengo inconvenientes de que se usen alimentos para mejorar las defensas o un té de manzanilla en caso de algún dolor, pero hay que tener cuidado al beber pócimas porque cuando se toma una medicina natural, sin procesar, el organismo se expone a muchas enfermedades”, dice.

Espaillat destaca que a sus pacientes les recomienda que no beban ningún tipo de pócima: “Estamos en el 2012 y la medicina ha avanzado mucho, uno no puede estar bebiendo cosas sin saber qué contienen, debemos tener cuidado”.

A través de los años en el país se ha discutido bastante sobre los efectos de la medicina popular en la salud, pero al final, como “Tatico”, muchos dicen que “la fe es lo que salva”…

(+)
REZOS PARA LAS ALMAS EN VELA

Dolor de barriga en las mujeres Santa Ana parió a María, Santa María parió al niño Dios, todas las madres paren, así como esto es verdad, vuelve madre a tu lugar y deja a este cuerpo descansar.

Amén. Se hacen nueve cruces sobre el ombligo repitiendo en cada cruz: Jesús, María y José.

Contra amigdalitis En Belén hay tres niñas, una cose, otra hila y otra cura las anginas. Una hila, otra cose y otra cura el mal traidor”. Se repite tres veces durante tres días.

Contra las cataratas Madre de San Simeón, abogada contra las nubes, clara es la luna, claro es el sol, clara sea la vista de (fulano) por tu intersección.

Contra shocks o pérdida del conocimiento Criatura, oye a tu creador; creador, oye a tu criatura. Gaspar, Melchor y Baltasar, levántate en nombre de la Santísima Trinidad.

Contra quemaduras, torceduras, secas Jesús nació y fue bautizado. Jesús sufrió pasión y muerte. Resucitó y subió a los cielos.

Jesus está sentado a la diestra del padre y vendrá a juzgar a vivos y muertos. Por estas grandes verdades y por el valor y la confianza que inspiran los cristianos, que esta (enfermedad) sea curada como fueron las heridas de sus divinas sienes y costados. Se rezan cinco padre nuestros en honor a las cinco llagas de nuestro Señor Jesucristo.

Contra plagas y gusanos en los animales Se hace la señal de la cruz en la pata trasera del animal.

(Tomado del libro Religiosidad Popular Dominicana).