Listin Diario Logo
07 de marzo 2021, actualizado a las 08:42 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 12 de febrero de 2011

SERIE ESPECIAL

Radio Santa María, una trayectoria

EL CONCURSO DE CUENTOS DESDE SUS ORIGENES CUENTA CON EL PATROCINIO DEL GRUPO LEÓN JIMENES

  • Radio Santa María, una trayectoria
    Narrativa breve. Algunas de las edicones premiadas en el concurso de cuentos de Radio Santa María.
  • Radio Santa María, una trayectoria
Indhira Suero
La Vega

En 1992, en la ciudad “culta, olímpica y carnavalesca” un concurso se empezó a gestar. El director general de Radio Santa María en ese entonces, el sacerdote jesuita Antonio Lluberes, decidió abrir un canal de expresión para para premiar a los jóvenes que escribían relatos. El propio Luberes había creado en esa misma emisora, desde 1977, un concurso de décimas que rescató del olvido a la popular estrofa de los dominicanos.

De acuerdo al padre Eduardo García Tamayo, director general de la emisora en la actualidad, “llegó un momento en que se vio que había condiciones para una categoría un poco más formal en el terreno de la narrativa.

Surgió la idea de un concurso de cuentos, se presentó al grupo León Jimenes y desde entonces han pasado 18 ediciones”.

En la primera versión participaron unos 400 autores, entre consagrados y noveles: “Algunos pensaron que no se podía participar con cuentos populares, y enviaron todo tipo de escritos por lo que hubo que descartar la inmensa mayoría y a partir de ahí se sentó el nivel del concurso”, declaró García Tamayo.

Para él, la motivación princip l fue brindar “un cauce de expresión al escritor dominicano para que sus cuentos puedieran ser impresos”.

A través de los años
En sus primeros años, la mayor cantidad de concursantes pertenecían al Cibao, pero a lo largo del tiempo se ha establecido una tónica del concurso que permite hacer contribuciones a los escritores de otras regiones.

Carlos Fernandez Rocha, presidente del jurado durante las dieciocho versiones, destaca algunos cambios: “La participación de obras disminuyó hasta estabilizarse en ciento y tantas narraciones por año. El cuento rural evolucionó al cuento urbano, aún manteniendo la orientación social.

Poco a poco, participan más autores que han alcanzado primeros premios en varias ocasiones. A los cinco o seis años de iniciarse, llegaron los primeros cuentos de dominicanos residentes en el exterior aunque nunca con una gran presencia.

Hoy, la participación de los “cibaeños” ha cambiado. El mayor número de concursantes pertenecen a Santo Domingo, luego Santiago, y después a La Vega, Puerto Plata, Sosua y los dominicanos que residen en España, Canadá y Estados Unidos.

Para Emelda Ramos, integrante del jurado, cada año la participación regala sorpresas.

“Primero por la cantidad y la calidad de los textos, la riqueza temática y sus abordajes; luego, bajo la ética más rigurosa y la celosa mirada del director de Radio Santa María, se procede al ritual de conocer quién se oculta bajo los más inusitados seudónimos. Entonces, aparecen autores consagrados, cuentistas profesionales, jóvenes narradores, y... los neófitos, de toda la geografía nacional y la diáspora”.

La participación femenina varía con cada edición. “Hace dos años, tuvimos una gran cantidad de mujeres que participó y Lissette Rojas se alzó como la única que ha ganado el primer premio en toda su historia.

En la edición 17 un número menor de mujeres acudió y soló hubo una mención de honor para una escritora dominicana en Nueva York”, manifestó García.

Madurez
El director de Radio Santa María afirma que los autores saben ubicar dónde están las grandes riquezas y debilidades de los pueblos: “hay jóvenes más inquietos que no se quedan a la expectativa de ser un buen profesional, sino que necesitan expresarse y volcar su efervescencia en un papel. Los cuentos reflejan lo que es la sociedad dominicana con sus problemas sociales, económicos, políticos, corrupción, y el sicariato. Si no fuera por eso no lo advertiríamos, la literatura se presta para eso”.

De acuerdo a Lissette Rojas, primer premio en el 2009, República Dominicana todavía busca a su gran cuentista contemporáneo. “Si lo tiene, está esperando el momento para darlo a conocer.

Pero llama mucho la atención que muchos jóvenes se dedican a la escritura y no leen o leen muy poco. Elarte de escribir es un oficio que se aprende leyendo”.

¿Internacionalización?
Para Radio Santa Maria, “salir” del país no figura entre sus planes. De acuerdo al padre García no han sentido en ningún momento el deseo de internacionalizarse debido a que ese tipo de concurso suele incluir otros géneros, con premios muy voluminosos.

“El nuestro está especializado en narrativa corta, y en segundo lugar no ofrecemos dotes tan despampanantes, aunque estas han ido mejorándose cada año.

Estamos muy contentos con que los escritores dominicanos nos sientan como suyos, como una puerta abierta y que se animen a participar en forma creciente”.

¿La vida en color rosa?
Para Moisés Muñiz, ganador del primer premio en el 2010, los cuentos premiados en radio Santa María dan muestra de una “creatividad explosiva” que hace que el cuentista actual se exprese y plasme en papel, ideas muy cotidianas y novedosas. “Lo importante es que no se han quedado en la teoría “boschiana” de que el cuento es una flecha que tiene que ir en una dirección, sino que es más abierto y urbano.

Roque Adames, premiado tres veces en el primer lugar y una vez en el tercero con obras como “El monstruo” y “Muertes en el Fuerte” considera que el concurso es bien organizado pero se podrían abrir nuevos géneros como ensayo, ensayo histórico y poesía. “ El concurso es casi perfecto, pero hay una generacion de niños que se están formando en el arte de hacer cuentos y debemos demostrar que se puede hacer literatura en los pueblos.

Los cambios que realice Radio Santa María se verán en la marcha. Pero lo innegable es que su consistencia y firmeza durante 18 años han hecho historia.

(+)
HABLA EL JURADO DEL CONCURSO EMELDA RAMOS

EMELIDA RAMOS
“Compartir experiencias lectoras con escritores de la talla de Enriquillo Sánchez, José Luis Sáez, Diógenes Valdez amén de Carlos Fernández Rocha, como jurado, para mí ha sido una invaluable escuela. ¿No hay algo bello, lúdico, pero también sagrado, en este acto? Es como una ofrenda al país, a su arte, su tradición cuentística, su devenir, sus valores imperecederos”.

CARLOS FERNÁNDEZ ROCHA
“Hoy en día sentimos la satisfacción de haber entregado más de un millón de pesos en premios y de haber contribuido modestamente a la promoción de muchos jóvenes talentos narrativos que se han ido incorporando al panorama literario nacional.

Nos satisface igualmente las dieciocho antologías en circulación y el prestigio que este concurso ha ido ganando poco a poco”.