Listin Diario Logo
27 de febrero 2021, actualizado a las 12:00 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 05 de febrero de 2011

MUSEOGRAFÍA

Museo de las Casas Reales: cofre mágico

SUS OBJETOS MÁS ANTIGUOS SON TRAPICHE ORIGINAL SIGLO XVIII; CASCO ROMANO DE HIERRO SIGLO I D.C.; CAMPANA DE BRONCE 1690 Y ARCÓN SIGLO I

  • Museo de las Casas Reales: cofre mágico
    Turistas. El edificio que abre todos los días , incluyendo domingos, es un constante hervidero humano.
Indhira Suero
indhira.suero@listindiario.com

Si el pirata Francis Drake reviviera y tomara la decisión de saquear, de nuevo, a la República Dominicana, no dudaría en robar los siete tesoros del patrimonio cultural y material de Santo Domingo, tal como lo hizo en 1586.

La Catedral, El Alcázar de Colón, La Fortaleza Ozama, el Museo de las Casas Reales, el Jardin Botánico, el Palacio de Bellas Artes y el Malecón se presentarían ante sus ojos tal como son; las riquezas elegidas mediante votación popular en 2010, y no hay duda de que el pirata saltaría de emoción con su botín.

Uno de los tesoros de mayor valor sería el Museo de las Casas Reales, que albergó durante la época colonial los palacios de la “Real Audiencia de Indias” y el de los “Gobernadores y Capitanes Generales”.

De acuerdo a su directora, la incansable gestora cultural Ana Yee de Cury, la designación llena de orgullo a todo el personal del museo y representa un reto debido a que hay que “mantenerlo a la altura de lo que es, un tesoro”.

El museo muestra una época que abarca desde los tiempos de la colonia española hasta el gobierno de Núñez de Cáceres en 1821, y sirve en la actualidad como “centro cultural activo de República Dominicana”.

Recorrido
Al visitarlo, la historia sale por cada una de sus puertas y parece recibir, con agrado, a todo el que desee descubrir riquezas por cuenta propia.

Al entrar, las estatuas de dos caballeros coloniales dan la bienvenida y hacen conocer sus orígenes a un grupo de estudiantes de cualquier centro educativo del pais, a los que la profesora quiso llevar fuera de las aulas para que palparan su historia.

Luego, al atravesar los portones, el invitado tiene ante sí dos pisos llenos de una museografía que facilita el aprendizaje.

Los estudiantes se fascinan por el mapa que señala con luces de distintos colores las rutas de Cristóbal Colon y sienten, de manera especial, que siguen con el “almirante” sus viajes por el Nuevo Mundo, aunque para aprender, el museo ofrece diversas facilidades.

Según Sossy Vega, estudiante de Comunicación Social, sus exhibiciones representan lo más importante para poder instruirse. “Fui la semana pasada a la muestra de “World Press Photo 2010” que fue muy interesante. Sabía que el museo era un lugar de cultura, pero también es moderno.

Porque a pesar de que tratan cosas que tienen que ver con el pasado, la historia de las Antillas y las riquezas que tenemos, la parte de la exposición fue algo muy novedoso, porque tenía imágenes impactantes sobre la guerra y medio ambiente. Creo que cosas así atraen a la juventud”.

Cultura y turismo
Cada año los turistas empiezan su propio descubrimiento de América, con la visita a las Casas Reales y encuentran un museo en donde el interés y cuidado por conservar en buen estado sus colecciones se hacen notar al visitante.

La museografía permite a los extranjeros formarse una idea del modo de vida y desarrollo en la Hispaniola y su ubicación. En el casco histórico de Santo Domingo, se presenta como un elemento clave para el acceso, no sólo de turistas, sino de todo el que desee disfrutar de un monumento cuidado con esmero.

En casa de herreros...
La necesidad de que los dominicanos y dominicanas visiten lugares como el Museo de las Casas Reales se muestra como inminente. El poco interés en conocer lo que les pertenece y lo que los forma como seres humanos independientes, se ha visto reflejado con la poca afluencia de dominicanos, a excepción de estudiantes de colegios y escuelas públicas.

De acuerdo a Arnardy Cruz, estudiante de Comunicación Social, “los dominicanos deberíamos visitar más este tipo de estructura porque es muy importante que como nativos de este país valoremos lo nuestro y conozcamos más de nuestros orígenes y nuestra patría para saber quiénes somos y hacia dónde vamos”.

Para atraer la participación de nacionales en el museo, Ana Yee de Cury afirma que el último domingo de cada mes es gratis y que cada dos meses se realizarán conciertos.

Además, la institución cuenta con una sala de informática que permite a los estudiantes realizar sus tareas y, a partir de febrero, tendrá ”audioguias” para los extranjeros que acudan.

Un matrimonio de oro
En la mayoría de casamientos la confianza se gana a través de los años, y en el caso del Museo de las Casas Reales y la Embajada de Taiwan, la unión permite desarrollar una relación que se basa en la amistad y la cordialidad.

De acuerdo a Isaac Tsai, embajador de Taiwan en República Dominicana, el museo ofrece diversas facilidades. “Permite hacer actividades, primero por el acceso a mucha gente, no sólo dominicanos sino turistas internacionales.

También, es un patrimonio cultural del país, cuando los visitantes de Taiwán llegan, siempre organizamos programas para ellos y una de las paradas indispensables es pasar por el museo porque es la historia de los dominicanos. Lo más agradable es que contamos con todo el apoyo de la directora, Ana Yee de Cury, por ejemplo en las exhibiciones, nos hace sugerencias para que tengan mayor éxito”.

El diplomático considera que otra ventaja del museo radica en que se encuetra en el casco histórico, y en la plaza hay también otros lugares que hacen más cómoda la visita.“El turismo cultural es muy importante, por eso en mi país siempre combinamos la cultura y el turismo”.

Annette Lu, vicepresidenta de Taiwan en el 2007, experimentó en un viaje a la República Dominicana, parte de la magia y belleza del museo. “Cuando la mandataria llegó se alejó del grupo por unos instantes para ver a los pavos reales que tenemos en el patio del Palacio de la Real Audiencia, debido a que nunca habían conocido animales con plumas tan hermosas. Y en efecto pusimos esas aves ahí para que aporten vida al monumento, ya son nuestros hijos”, declaró Yee de Cury.

Donde el arte cobra vida
Otra de las atracciones del lugar es que sea utilizado por escritores para realizar sus lanzamientos de libros. De acuerdo a Basilio Belliard, Director de Gestión Literaria del Ministerio de Cultura, las instalaciones se presentan como un factor determinante al momento de elegirlo para exposiciones. “Cuenta con un patio y salones amplios que sirven para diversas actividades.

En la Dirección
Literaria lo utilizamos mucho para presentar obras. Adémas, tiene la ventaja de que los turistas desean conocer lo que hay en el museo y apreciar la historia”, manifestó.

Para la vice ministra de Cultura, Lourdes Camilo de Cuello,“además de exhibir con sobriedad y belleza sus tesoros culturales, es también un punto de encuentro para artistas y escritores. Su espacio reluce de esplendor y está a la altura de la importancia de su museografía. Su estructura es un magnífico palacio de gran significado tanto para la colonia como para otras etapas de nuestra historia”.

Iniciativa
A pesar del esfuerzo realizado por la administración del museo en mantener la edificación a la altura de una institución de tanto prestigio, la tarea no es fácil. Tan sólo 38 empleados que laboran en dos tandas son los encargados de “pulir” cada día las joyas de las Casas Reales, y aunque la limpieza en el museo es digna de admirar, comparada con otros monumentos que en el país no corren con la misma suerte, seis personas ocupan los cargos de aseo.

Su directora afirma que la conservación de las piezas y la edificación son clave para continuar con la oferta de un buen servicio.“Necesitamos climatización, impermeabilización y seguridad en el museo esperamos que este año nos ayuden a restaurarlo”.

Conservar y cuidar un tesoro tan especial para el país representa un trabajo de todos y todas. Tan sólo hay que estar dispuestos a abrir el cofre.

(+)
INICIATVAS PARA EL MUSEO

Instituciones del Estado, Empresarios privados, y personas individuales pueden colaborar con el Museo de las Casas Reales para cumplir con estas u otras iniciativas.

-Donar obras y colecciones de valor histórico y cultural.

-Acuñar monedas de plata y de oro para los coleccionistas.

-Imprimir un libro con reproducciones pictóricas.

-Crear una colección de sellos postales y sobres del primer día dedicados al museo y a sus piezas.

-Publicar “bruchures” .

-Filmar DVDs para comercio.