Listin Diario Logo
27 de enero 2023, actualizado a las 12:05 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 15 de noviembre de 2022

Una crisis a la que hay que “ponerle asunto”

  • Una crisis a la que hay que “ponerle asunto”
  • Una crisis a la que hay que “ponerle asunto”
Edgar Lantigua

Concentrados, como estamos, en los temas más apremiantes de nuestra realidad, la delincuencia que a veces es percepción y a veces cruda realidad, la renuncia de Julio Cesar Valentín del PLD, el Censo y otros temas, una nueva crisis se nos instala por las rendijas de la salud.

Mientras algunos productos reflejan mejoría en su precio, la barra de mantequilla ya cuesta 75 pesos, quizás para que la usemos menos, por la salud, o tal vez influida por la popularidad del “Einstein dominicano”, convertido en estrella del espectáculo, aunque ya sabemos que no sabe de dónde sacar los 150 millones de 00 incautos que apostaron a los huevos de las lechuzas.

Atentos a esos menesteres, casi no prestamos atención a las implicaciones de la guerra que ha iniciado el Colegio Médico Dominicano, CMD, contra las Administradoras de Riesgos de Salud, ARS y contra las AFP.

La lucha del gremio que encabeza el doctor Senén Caba ha implicado inicialmente la desafiliación de ARS Universal, que afecta a más de 300 mil dominicanos, y ahora a Mapfre Salud, ARS Monumental en el Norte; Renacer en el Sur y Simag en el Este.

Este martes el Listín daba cuenta de que médicos cirujanos ratificaron que no recibirán los seguros a las empresas objetadas por el CMD, es decir que, si un afiliado a una de esas compañías requiere una cirugía vital, tendrá que buscar los cuartos o “fuñirse” para evitar la J.

En el centro de este conflicto están, alrededor de medio millón de dominicanos que, a pesar de pagar un seguro de salud, hoy están desprovistos de cobertura por un conflicto que no han generado y ante el cual, poco pueden hacer.

Lo peor del caso es que a casi un mes de la desafiliación de ARS Universal, desde el Gobierno y de la Superintendencia de Riesgos de Salud, Sisalril, no se dan signos ni de comprender la situación ni de procurar una solución.

No es necesario ir muy lejos, en Google, por ejemplo, encuentra uno que hace apenas un año, un acuerdo entre Gobierno, ARS y el colegio médico, cuando el gremio era presidido por Waldo Ariel Suero: “Salud Pública, el CMD y las Sociedades Médicas Especializadas se comprometen a promover el cumplimiento y actualizar los protocolos para mejorar indicadores de salud”. Además de mejoras de honorarios y otras conquistas.

Cuando hace 20 años, se hizo realidad la Ley de Seguridad Social, luego de una romería legislativa por el país, se nos vendió la idea que con la misma se alcanzaba una especie de nirvana social, de bienestar y provecho para todos.

Ya sabemos que las pensiones que tenemos proyectadas son de miseria, al menos el sistema, en cuanto a los servicios de salud, parecía funcionar.

Hoy el sistema, evidentemente hace aguas y no por las lluvias de la pasada semana, sino por una lucha en la que nuevamente el jamón del sándwich es el ciudadano común.

Mejorar el sistema es impostergable, pero sin que los afectados sean precisamente los que lo pagan.

Mi abuela Ramona, una mujer sencilla del campo, solía hablar de que a los problemas había que “ponerle asunto”, para que las cosas no se complicaran.

Pues este problema que afecta a tanta gente y que puede costar vidas, requiere que el Gobierno, a todos los niveles, le “ponga asunto”, antes de que sea tarde.