Listin Diario Logo
27 de octubre 2021, actualizado a las 12:00 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 18 de septiembre de 2021

COLABORACIÓN

Un año de esperanza en Oriente Medio

DANIEL BIRAN BAYOR

 En estos tiem­pos desafian­tes, es natural buscar faros de esperanza y op­timismo. Hoy podemos cen­trarnos en un faro que está iluminando la senda hacia un futuro mejor en Oriente Medio. Hace un año, Israel, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Marruecos y Su­dan firmaron los acuerdos de paz y normalización, co­nocidos como Acuerdos de Abraham, con la mediación de Estados Unidos.

La ceremonia del 15 de septiembre de 2020 en el césped de la Casa Blanca fue un evento histórico, un hecho con el potencial de transformar el Oriente Me­dio. En su aniversario, cele­bramos los propios Acuer­dos con los notables logros alcanzados en tan solo un año, incluso en las difíciles condiciones de la pande­mia.

Durante años, Israel tra­bajó entre bastidores para establecer relaciones diplo­máticas y económicas clan­destinas con otros Estados

 moderados de la región. Se requirió de sabiduría para acabar reconociendo que Israel es una parte integral y permanente del Orien­te Medio con mucho para aportar a su estabilidad y prosperidad. Se requirió de visión para priorizar el fu­turo y contemplar aquello que vincula a los pueblos de la región. Hizo falta co­raje para aceptar que la paz no es el compromiso ver­gonzoso que los elementos hostiles pretenden que sea, sino una victoria para todo lo que es bueno en la hu­manidad.

El primer ministro Ben­nett destacó la importan­cia de este cambio de para­digma en una conversación telefónica con el Príncipe Heredero de los Emiratos Árabes Unidos, Moham­med bin Zayed Al Nahyan, al decirle que la actitud de EAU hacia Israel “era un cambio importante” y “una inspiración para otros paí­ses y líderes de la región.”

Los Acuerdos están for­taleciendo los lazos entre las naciones y los pueblos. Las cálidas relaciones se fil­tran desde los líderes nacio­nales a todos los aspectos de la sociedad, y actual­mente están prosperando entre los individuos y las sociedades.Las interaccio­nes entre las personas han crecido exponencialmente. Desde el primer vuelo di­recto entre Tel Aviv y Du­bái, en noviembre pasado, más de 200.000 turistas y empresarios israelíes han visitado los EAU y Bahréin, conectando pueblos y cul­turas como nunca antes.

La importancia de los contactos entre los pueblos no puede ser subestimada. Como dijo el ministro de Relaciones Exteriores Yair Lapid durante la inaugu­ración de la embajada de Israel en Abu Dhabi, “los acuerdos son firmados por líderes, pero la paz se hace entre los pueblos.”

Los acuerdos generaron interesantes oportunida­des de cooperación regio­nal e internacional en los ámbitos de la energía, la sostenibilidad, el turismo, la seguridad y mucho más. Treinta y cuatro acuerdos se encuentran actualmen­te en curso entre Israel y los EAU, y se han firmado 14 sobre temáticas que van de la cooperación en el campo de la salud y el medio am­biente a la colaboración en agricultura. Israel está tra­bajando con Bahréin en veintiún acuerdos, habien­do sido firmados doce, en­tre ellos en los ámbitos de la economía, el turismo y las comunicaciones. Israel aspira a continuar el desa­rrollo regional iniciado con los Acuerdos de Abraham y ampliar el círculo de la paz y la normalización. De he­cho, Israel cree que pue­de aportar un cambio en el conflicto y establecer una coexistencia pacífica con sus vecinos más próximos, los palestinos, en el espíri­tu de los Acuerdos. Al fin y al cabo, la paz genera paz. Además, el proceso de nor­malización sirve para con­solidar efectivamente las fuerzas moderadas en la re­gión frente a las amenazas compartidas, proporcio­nando un contrapeso a la amenaza iraní.

Los valientes pasos da­dos representan la deci­sión de construir juntos un futuro que beneficie a to­dos nuestros pueblos. Han iluminado el camino ha­cia una nueva realidad es­peranzadora en el Orien­te Medio, que mejorará el bienestar de su población y traerá paz, seguridad y prosperidad a todos. Y la esperanza, en última ins­tancia, prevalecerá.

¡Shalom!

El autor es Embajador de Israel en República  Dominicana


Más en Puntos de vista