Listin Diario Logo
09 de diciembre 2021, actualizado a las 12:15 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 03 de septiembre de 2021

EN POCAS PALABRAS

La retirada de Kabul

  • La retirada de Kabul
Juan Guiliani Cury

Siendo las 3:29pm hora de Santo Domingo del pasado 30 de agosto, que el C-17 de transporte de la Fuerza Aérea norteamericana se elevaba en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, de Kabul, la capital afgana, poniendo fin a 20 años de intervención militar estadounidense en ese país. Estados Unidos libró una guerra con el insurgente grupo del Talibán de orientación islámica, siendo el conflicto bélico más largo sostenido por la Primera Potencia Mundial en suelo extranjero. En el periodo 1979-1989 (Revolución de Saur) otra potencia militar, Rusia había ocupado Afganistán, siendo finalmente desalojados por el mismo grupo islámico en 10 años de guerra. Afganistán, es un país montañoso ubicado en el Asia Sur Central con una población de unos 39 millones de habitantes. Estados Unidos decidió intervenir después del 11 de septiembre de 2001 a este país acusándolo de albergar a los terroristas de Al Qaeda de los ataques más mortíferos que Estados Unidos haya sufrido en su propio territorio. Se estima en más de 124,000 personas, la mayoría oriunda de Afganistán, que han sido evacuadas del país por las fuerzas militares estadounidenses al replegarse el gobierno pro occidental de Ashraf Ghani, quien huyó del país. También, abandonaron el territorio las últimas tropas norteamericanas y decenas de miles de ciudadanos civiles estadounidenses que permanecían trabajando allí. La retirada de las tropas dio paso a una celebración con tiros al aire de ametralladoras de parte de miembros armados talibanes. El pasado martes, el vocero oficial del nuevo gobierno de Kabul, Zabihullah Mujahid, emitió unas declaraciones de que el régimen insurgente, “quieren un país de paz y progreso, con aspiraciones de tener relaciones diplomáticas con todos los países del mundo, incluyendo a Estados Unidos.” La retirada de Washington de Afganistán quizás represente un significativo viraje de política exterior por la trascendencia e importancia de 20 años de enfrentamiento militar y cientos de miles de millones de dólares dispensados en gastos militares y entrenamientos con las armas y las tecnologías más moderna en un ejército étnico creado para defender el país y que a final de la jornada desapareció como espuma. La incógnita que todo el mundo se formula, es la promesa del nuevo régimen islámico, de respetar los derechos de las mujeres y enfrentar un país devastado por la guerra, lo que condicionaría ayudas masivas de asistencia y cooperación externa, siempre y cuando las promesas de Kabul, se conviertan en realidad y seguridades para la comunidad internacional de establecer un gobierno de acatamiento a los derechos humanos y brinde progreso económico y social para su pueblo.