Listin Diario Logo
03 de agosto 2020, actualizado a las 07:48 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 13 de julio de 2020

La película completa

  • La película completa
Orlando Gil
[email protected]/@orlandogildice

El PLD, cuando decida volver sobre sí mismo y hacer una profunda y sincera introspección, debe pasar la película completa.

Incluso en cine debe verla con las luces encendidas, de manera que los actores presentes en el estreno puedan mirarse a la cara. La oscuridad podría ocultar la vergüenza de cada responsable, y esa no debiera ser la idea.  El PLD actuó en la ocasión como si el éxito electoral le fuera desconocido. 

La culpa se echa a la división, pero el partido venía dividido desde el 2012, y ganó en el 2012. La división se agravó en el 2016, y como quiera ganó en el 2016. Una parte del partido se fue en el 2019, pero la franquicia mantuvo la primacía y fue superior a la disidencia en cada encuesta realizada y por igual se comprobó en las pasadas elecciones. Un 37 % frente a un 8 % no deja dudas de que la mayoría de los peledeístas reside en la casa que levantara Juan Bosch, y aunque el desprendimiento fue ahora más sensible que experiencias anteriores, la situación pudo manejarse mejor. Por ejemplo se olvida que la candidatura de Gonzalo Castillo salió herida. No de muerte, ni por los cuestionamientos de Leonel Fernández, que fueron posteriores, sino por la reacción indebida de Reinaldo Pared y Carlos Amarante. Ellos clavaron al inesperado una daga que afectó su legitimidad dentro y fuera del partido, y de esa herida, que no fue muy honda, ahora que se recogen los cadáveres, queda claro que nunca se repuso. 

Lo de Amarante pudo considerarse en su momento  exabrupto, puesto que después se integró a la campaña, pero Pared preservó su dignidad. El padecimiento de salud fue la excusa perfecta. Solo que hubo sesgos, como la posibilidad de que su esposa fuera compañera de boleta de Fernández o el responso al candidato a la senaduría de la capital. Rafael Paz no perdió por el regaño, pero llamó la atención que el secretario general del partido no lo llamara a capítulo en privado, sino públicamente. Todo apunta a que quiso ponerlo en ridículo.