Listin Diario Logo
29 de noviembre 2020, actualizado a las 12:40 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 22 de febrero de 2020

COLABORACIÓN

El PLD conducido a la regresión

Manuel Fermín

El ejercicio del poder ha conducido a una forma de regresión al Partido de la Liberación Dominicana.  Aunque a trompicones veníamos superando males de la sociedad política que pensábamos que habíamos pasado página con ellos, pero el fracaso ha sido palmario: los mismos delitos electorales; reformas constitucionales; división partidaria, en fin, el hegemonismo queriendo imponerse a la razón.  Una salida, un abandono a aquel camino bueno señalado por Juan Bosch, para adentrarse en dificultades en un camino oscuro, poblado de emboscadas, de palacioestrategias que trajeron aquellas advertencias que, aunque entrometidas, fueron oportunas del Gobierno norteamericano para frenar el deseo inmoderado de poder. Han atestado los tribunales en litigios manteniendo una tensión política abiertamente destructiva con las demás instituciones democráticas.  Entonces, es muy obvio entender que un PLD así no encaja con una organización que ha sacado millones de la pobreza; que ha llevado un régimen de seguridad social a niveles extraordinarios, avance en la educación, la salud, la agropecuaria; el manejo de la economía; cientos de miles de títulos definitivos de parcelas y solares, viviendas; carreteras y asfaltado de calles, el programa Solidaridad (cientos de miles de familias beneficiadas…), incluso “el mejor de la historia de la República Dominicana” (según el presidente Medina), entonces, qué ha sucedido que tenga que apelar a métodos políticos tan atrasados? El PLD ha venido cabalgando en los lomos de cinco pencos que han hollado el esfuerzo modernizador emprendido por sus gobiernos: el abandono de los hábitos austeros que debían de ser el timbre extremo más preciado de todo gran peledeísta – boschita; muchos cargos públicos ocupados por gente sin valor; vida desenfrenada y fastuosa de muchos funcionarios; desfalco y dilapidaciones de recursos del erario, y el frenético endeudamiento con recursos de la bóveda externa.  El PLD ha caído en un abismo democrático; ha echado por tierra esa suerte de bono de poder que le ha otorgado el pueblo dominicano.