Listin Diario Logo
22 de octubre 2019, actualizado a las 08:30 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 23 de septiembre de 2019

ORLANDO DICE

Con los moños hechos

  • Con los moños hechos
Orlando Gil
gil@claro.net.do/@orlandogildice

En la medida que se acerca el día D, inquietan aspectos de las primarias que no son imprevisibles, pero sí imponderables.

¿Cuál será la actitud de los seguidores de los grupos políticos que decidieron otras modalidades y fechas de elección de sus candidatos?

La cita del 6 de octubre será para peledeístas y perremeístas, cada cual por su lado, y justo que a ambas fiestas solo asistan los convidados.

Eso sería lo formal, lo legal, pero no se cree que el dominicano al que le seduce la política pueda aguantarse las ganas y mantenerse al margen.

La situación se discute por estos días en tertulias de café y las conjeturas hacen ola, como mar picado, y surgen probabilidades al parecer bien pensadas.

Está el caso de los reformistas de identidad endeble que no van a desaprovechar el río revuelto de los peledeístas para pescar a su gusto.

Cuentan que se les advierte y dice que si votan en las primarias del PLD, no podrán hacerlo en las asambleas del partido, pues todos los eventos serán organizados por la Junta Central Electoral y los aparatos detectan al más vivo.

La consulta del partido de gobierno será 6 de octubre, y la del PRSC, el 13, con 7 días de diferencia. Esto es, el domingo siguiente.

El refrán habla de “no comer por haber comido”, cuyo sentido político sería “no votar por haber votado ”.

El reformista que participe en el escrutinio del 13, lo hará por militancia. El reformista que se adelante y sufrague en primarias, lo hará por negocio.

Lo interesante es que ese hecho se da por descontado, y lo que intriga es si será a partes iguales o a uno más que al otro.

No si los reformistas apoyarán a Gonzalo y a Leonel, sino a cuál más. Leonel cuenta con viejas adhesiones entre los seguidores de Balaguer, pero Gonzalo es el Estado, y los reformistas sienten tanto amor por el Estado que no van a perder esa oportunidad de demostrarlo.


Más en Puntos de vista