Listin Diario Logo
17 de junio 2019, actualizado a las 12:02 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 30 de octubre de 2018

SONDEO

Prueba del PLD

  • Prueba del PLD
Luis Encarnación Pimentel

Pese a los grandes nubarrones y feos pronósticos que se avizoraban sobre la suerte inmediata del PLD, con dos sectores importantes enfrascados en un pulso por el control político del partido y del país, la organización sale airosa de una difícil prueba en la que hasta el último momento la unidad estuvo en peligro. El partido de gobierno, por más cerrazón o ambición que pudieran tener los entornos de las dos figuras que comparten su liderazgo, Leonel y Danilo, tiene mucho que perder -incluido el poder mismo- y no podía embarcarse en una aventura o lo parecido a una locura en el evento del CC del sábado último. Partiendo de esa premisa, hubo gente que se empleó a fondo en una positiva labor de mediación para que las cosas fueran como finalmente resultaron, entre ellas, Reinaldo Pared, Radhamés Jiménez, Rubén  Bichara, Nicolás Calderón y González Cuadra. Asimismo, hubo otras dos figuras  que fueron claves -Leonel y Danilo- cediendo en sus posiciones y jugando a la inteligencia para arribar a la salida armoniosa que se buscaba. El problema fundamental -que es la definición de la candidatura del 2020, que la percepción y los números hacen cada vez más evidente- el PLD no lo resolvió en el evento del sábado, lo pospuso, pero mientras tanto vuelve a ganar tiempo y a evitar que la medición de fuerza por el control de la organización y del poder rompieran la soga y las partes fueron a dar al suelo (¿). Cuando se creía que ocurriría lo peor, el conjunto morado -seguro que para disgusto de los que se frotaban las manos por una división que parecía inminente y que insisten en depositar su oportunidad de triunfo en un eventual rompimiento de Danilo y de Leonel- vuelve a dar una muestra de inteligencia, racionalidad y de alta vocación de poder. Un danilista como Peralta y un leonelista como Almeyda (la base votará) plantean que: “El PLD ha salido ahora mucho más fortalecido”. Y a vistas del gran público, no hubo ni ganador ni vencido. En el ínterin de la salida negociada -que era lo que mandaba-, sin embargo, se produce un acercamiento y un proceso de distensión, muy propicio para que se abran algunos entendimientos, la racionalidad se imponga y los caminos que conduzcan al fortalecimiento de la unidad y sean carta de triunfo se vayan despejando. Hay un respiro.