Listin Diario Logo
19 de octubre 2020, actualizado a las 12:22 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales viernes, 25 de septiembre de 2020

Protagonista del Este

La exitosa trayectoria del doctor López Larache

  • La exitosa trayectoria del doctor López Larache
Florentino Durán
florentino.duran@listindiario.com
La Romana

A Hipócrates se le llamó el padre de la medicina occidental, dado que en adición a hacer suyo el juramento hipocrático, que hoy sigue siendo referente ético de la profesión, también hizo aportes importantes al ramo.

Sus escritos describen teorías sobre la interconexión de órganos, los pensamientos relacionados con el diagnóstico, el pronóstico, métodos para tratar heridas, establecimiento de huesos, y las teorías de la enfermedad, incluida su prevención a través de la dieta, el sueño y el ejercicio.

De otro lado está Adolfo Cambiaso, el argentino considerado el mejor jugador de polo del mundo, uno de los máximos referentes en la historia de este deporte, quien ha visitado la cancha de polo de Casa de Campo y compartido con jugadores de equipos locales, a su arribo al país.

El polo requiere del caballo que ha sido el animal más importante para el ser humano, que ha impactado tanto en la historia, ni siquiera superado por el perro: "No había caballería de perros, ni perros de tiro, y fueron usados de forma marginal para el transporte"; su utilidad desde Alejandro Magno hasta Napoleón Bonaparte, han tenido caballo a su lado.

Donaire y caballería, se asocian al juego de Polo, deporte que ofrece la oportunidad para que el hombre no solo sea un caballero, sino que se comporte con caballerosidad y moral, convirtiéndose en excepcional para quien gusta de su práctica.

Otro popular personaje de leyenda citado desde siglo XII, se convirtió en alguien que encarnaba las demandas de justicia de las clases oprimidas en Inglaterra en la época.

La literatura y el cine han adornado de ficción este rebelde del bosque de Sherwood, proyectado como un modelo del bandido justiciero que redistribuye la riqueza de los ricos para dárselo a los pobres.

En el propósito de deslindar la realidad de la ficción, historiadores han cruzado cantidad de datos hasta concluir que Robin Hood fue una amalgama de tres individuos distintos; el campesino proscrito del bosque de Barnsdale; el soldado del ejército rebelde del conde de Lancaster y uno de los varones que se alzaron contra la rey Juan entre 1200 y 1215.

Esta variedad de testimonios sugiere que no hubo un único Robin Hood, sino que éste era un apodo o alias típico de proscritos y que se usó en distintas épocas y lugares de la Inglaterra medieval. Y le podemos agregar que pudo reencarnar por occidente o por lo menos con alguien con su parecido, especialmente en lo relativo a distribuir a otros.

Lo citado anteriormente, se relaciona con la vida y trayectoria del doctor José Federico López Larache, nuestro Doctor López, para recrear sus dotes a propósito de su natalicio un 25 de septiembre de 1955.

El Batey Lechuga, es su génesis, inspiración, el inicio, la propia musa o detonante de este Don (verdaderamente, De Orden Noble), que mostró su vocación desde que optó por sus estudios de seminarista, pero que declinó para ser un sacerdocio de su profesión; abogado de lo justo y un político de la diplomacia, con su trato.

El equilibrio entre lo tangible y lo intangible es lo que finalmente conlleva a convertirnos en lo que podríamos llamar “un ser humano de éxito integral y si ese éxito integral implica alcanzar el éxito en las áreas más importantes de la vida"….entonces vamos a ver..

El vicepresidente y director del Centro Médico del Central Romana no deja mucho espacio a la duda, es directo, cautiva, puntual, sabe escuchar, leer y escribir, inspirado en las garzas, en perros de raza, adora los caballos, su villa del Cuey, en el entorno del Batey Lechuga, donde recreó su primera infancia y el recuerdo del paciente con Tétanos, que le hizo cambiar la vida.

Contarla, no es celebrar sus años, sino reverenciar lo fructífera que ha sido su vida. Donde cada pasaje es un aprendizaje, de origen, de humildad, de espera, de oportunidad aprovechada, de lealtad, coherencia y tacto. De familiaridad y de la pareja ideal, a veces el amigo, con poco tiempo; pero siempre el médico oportuno, a tiempo y creíble.

Con edad, sí; pero mejor decir con madurez, actualizado y pareciendo un mozalbete, contantemente dispuesto aprender, a servir y a salvar, en el quirófano y en la Pc, juguetón con la pluma para unir la palabra en la poesía y sobrio con el bisturí en su profesión. Ese es él.

De la fuerza laboral del obrero, en sus diversos oficios, surgió la compasión; de la destreza con los hierros de la máquina, el anhelo de convertirme en canal para atenderlos, desde la medicina y cuando llegó la oportunidad de atender las llagas por curar de los ancianos en sus maltratados pies, se convenció de su vocación y elevó su orgullo.

El artista

El doctor López, quien tuvo oportunidad de describir en pinturas sus vivencias en el batey, lo hizo con la poesía, al convertirla en canal para descargar las emociones, colores, policromía, clima, ambiente y temperatura en esa etapa de su vida.

Pero la historia también marcó ese tiempo, debido a que en una ocasión narró cómo la gente lloraba al ver perder la oportunidad tras el golpe de Estado al profesor Juan Bosch, del primer intento de democracia, lo que hizo sembrar en sus adentros su rechazo al maltrato al ser humano, o cualquier parecido a dictadura, por lo que prefiere la democracia.

Abolengo

De sus ancestros; abuela y bisabuela de la familia Pimentel, descendientes de Pedro Antonio Pimentel de Montecristi, uno de los próceres de la Restauración, de españoles y criollos. Su abuelo paterno, hijo de nativo que se casó con una italiana, y por el lado de mi madre, los Larache, llegaron desde Israel, de Palestina, a Puerto Rico, se casaron aquí con una negra dominicana, mi abuela, y esos son mis cuatro razas, lo que hacen un producto netamente dominicano.

Su relación con la ganadería y el azúcar, la arrastra en la sangre, debido a que su abuelo negociaba leche, con el ganado que poseía por Ramón Santana en San Pedro de Macorís al caer el 1880.

Estudios

Para la época de los ´70s, cuando concluyó sus estudios de bachillerato en el Colegio de la Salle de Higüey, se inclinó por el sacerdocio, de la mano del doctor Víctor Pepén y con las monjitas del obispado, sintió nueva vez, compasión por los enfermos del hospital, cuya vocación lo llevó a las aulas de medicina de la Universidad Católica Madre y Maestra y posteriormente realizó estudios de especialidades en Nueva York, Estados Unidos.

Médico, poeta, escritor apasionado y amante de los caballos, este hombre que permaneció 25 años para dirigir el hospital del Central Romana, lleva más de 20 años en el puesto.

Como poeta ha publicado numerosos libros: ´Ruptura del Silencio´ (1997), ´Poemas Para un Olvido´ (2006), ´Rupturas del Silencio y Poemas Para un Olvido´ (2008), y ´Las Garzas del Batey No Tienen Apellido (2010).

Prepara la obra; “Memoria de Hospital”, que refiere los inicios del hospital, la transformación de la medicina y los avances alcanzados, incluyendo en tecnología de punta, gracias al empeño y apoyo de los principales ejecutivos, encabezados por el licenciado Ramón A. Menéndez, Eduardo Martínez Lima, con el apoyo de los hermanos Fanjul, propietarios del Grupo Central Romana.

Familiar

El doctor José López está casado con Jeannette Sánchez. Tiene tres hijos. El primero, José Ricardo es abogado en política se fue a residir a Washington, y es un enamorado de la política internacional americana. Julio es graduado en Estados Unidos en contabilidad y negocio, actualmente administrador de la zona franca del Central Romana y María José estudió Salud Global en un curso en el King College en Inglaterra.

Pero su consagración y labor constante ha sido premiada por las virtudes y características de una esposa como doña Jeannette Sánchez, quien inspira con su garbo, elegancia y respeto, el mejor complemento de la pareja ideal que hace visible el karma y darma de las alm

En ocasiones ha sido visto por algunos como político o abogado, sin embargo, jamás le agradó la falta de ética, ni de quienes llevan toga, pero menos del político, tradicional, pee a que en e a que en varias ocasiones ha sido sugerido o propuesto para cargos electivos, debido a su bien ganado ´peso´ y credibilidad.

Pero este consagrado médico, no se engrandece con el puesto, mantiene sus consultas mañana y tarde  y ejerce viendo pacientes a diario, lo que engrandece sus funciones como vicepresidente de salud de la empresa, la cual desempeña con rigor, esmero, lealtad y de quien depende mucha gente.

Pero el parecido con Robind Hood, le viene por la oportunidad de que muchos de sus pacientes, ricos, acaudalados y celebridades extranjeras, realizan aportes para Diagnóstica Social del Patronato Benéfico Oriental o para equipos como el de la resonancia nuclear, lo que permite que medicina moderno y cara, llegue gratuita, a los que no tienen.

Pero ese doctor López que combina el amor con el polo y los caballos; el servicio y la medicina, con el de padre y esposo ejemplar, también daba placer verle atender y compartir con su progenitor, en una amigable y fraternal cofradía entre padre e hijo, que resultaba atractivo, contemplar.

Pero sus aportes, no son solo a un área, su gran pasión por los caballos, lo ha llevado a participar de eventos y torneos en uno de los cuales desayunó con Tedd Kennedy. Ha sido presidente y fundador de la Asociación de Polo de la República Dominicana cree que el este deporte es como poseer un pasaporte diplomático, por las oportunidades que ofrece.

Pero que como el señala en uno de sus libros: “La vida es un vuelo hacia el cosmos, hacia algún lugar, que ella es la única que sabe, cuando sale”.

Como señaló Fernando Arata el argentino,  director  de polo de Casa de Campo, en un torneo reciente que se le dedicó, donde le pidió permiso para decirle a su manera, el excepcional ser humano, amigo, jugador, profesional, ejecutivo, padre, esposo, hijo y ciudadano que es José Federico López Larache.

 Sin necesidad de ponerle pito, ante la gran palabra con que lo describió… es propicio dar gracias a Dios, por la oportunidad de coincidir, con este ser excepcional, gladiador exitoso, este trofeo que nos hace sentir orgulloso de celebrar su fecha natalicia. !Felicidades, doctor!