Listin Diario Logo
02 de octubre 2022, actualizado a las 02:39 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales martes, 16 de agosto de 2022

La hambruna nuclear mataría a más de 5.000 millones de personas

La guerra induciria una interrupción catastrófica de los mercados mundiales de alimentos Incluso una disminución global del 7% en el rendimiento de los cultivos superaría la anomalía más grande jamás registrada

  • La hambruna nuclear mataría a más de 5.000 millones de personas

    Campo de cultivo arrasado - RUTGERS UNIVERSITY. Europa Press

Europa Press
Madrid, España

Más de 5.000 millones de personas morirían de hambre tras una guerra nuclear a gran escala entre EE.UU. y Rusia, según un estudio global que estima la producción de cultivos tras el conflicto.

Sobre la base de investigaciones anteriores, Lili Xia y Alan Robock, profesores de Ciencias Ambientales en la Universidad de Rutgers, trabajaron para calcular la cantidad de hollín bloqueador solar que ingresaría a la atmósfera a partir de las tormentas de fuego que se encenderían por la detonación de armas nucleares. Los resultados se publican en Nature Food.

Los investigadores calcularon la dispersión del hollín a partir de seis escenarios de guerra (cinco guerras más pequeñas entre India y Pakistán y una gran guerra entre Estados Unidos y Rusia) en función del tamaño del arsenal nuclear de cada país.

Luego, estos datos se ingresaron en el Modelo del Sistema Terrestre Comunitario, una herramienta de pronóstico del clima respaldada por el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR). El Modelo de Tierras Comunitarias de NCAR hizo posible estimar la productividad de los principales cultivos (maíz, arroz, trigo de primavera y soja) país por país. Los investigadores también examinaron los cambios proyectados en los pastos del ganado y en la pesca marina mundial.

Incluso en el escenario nuclear más pequeño, una guerra localizada entre India y Pakistán, la producción calórica promedio mundial disminuyó un 7% dentro de los cinco años posteriores al conflicto. En el escenario de guerra más grande probado, un conflicto nuclear a gran escala entre EE.UU. y Rusia, la producción calórica promedio mundial disminuyó en aproximadamente un 90% tres o cuatro años después de la lucha.

Las disminuciones de cultivos serían más severas en las naciones de latitudes medias y altas, incluidos los principales países exportadores como Rusia y EE.UU., lo que podría desencadenar restricciones a la exportación y causar graves interrupciones en los países que dependen de las importaciones en África y Medio Oriente.

Un 75% de la humanidad desaparecería en dos años

Estos cambios inducirían una interrupción catastrófica de los mercados mundiales de alimentos, concluyen los investigadores. Incluso una disminución global del 7% en el rendimiento de los cultivos superaría la anomalía más grande jamás registrada desde el comienzo de los registros de observación de la Organización para la Agricultura y la Alimentación en 1961. Bajo el escenario de guerra más grande, más del 75% del planeta moriría de hambre dentro de dos años.

Los investigadores consideraron si usar cultivos para alimentar al ganado como alimento humano o reducir el desperdicio de alimentos podría compensar las pérdidas calóricas inmediatamente después de una guerra, pero los ahorros fueron mínimos en los grandes escenarios de inyección.

"El trabajo futuro traerá aún más granularidad a los modelos de cultivos", dijo Xia en un comunicado. "Por ejemplo, la capa de ozono sería destruida por el calentamiento de la estratosfera, produciendo más radiación ultravioleta en la superficie, y necesitamos comprender ese impacto en el suministro de alimentos", dijo.

Los climatólogos de la Universidad de Colorado, que se asociaron con Rutgers en el estudio, también están creando modelos de hollín detallados para ciudades específicas, como Washington, D.C., con inventarios de cada edificio para obtener una imagen más precisa de la cantidad de humo que se produciría.

Robock dijo que los investigadores ya tienen información más que suficiente para saber que una guerra nuclear de cualquier tamaño destruiría los sistemas alimentarios mundiales, matando a miles de millones de personas en el proceso.

"Si existen armas nucleares, pueden usarse, y el mundo ha estado cerca de la guerra nuclear varias veces", dijo Robock. "Prohibir las armas nucleares es la única solución a largo plazo. El Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, de hace cinco años, ha sido ratificado por 66 naciones, pero ninguno de los nueve estados nucleares. Nuestro trabajo deja en claro que es hora de esos nueve estados para escuchar a la ciencia y al resto del mundo y firmar este tratado".


Más en Las Mundiales