Santo Domingo 23°C/24°C scattered clouds

Suscribete

Robert Paulino Ramírez

Virólogo asegura que República Dominicana tendrá muchos casos de dengue en 2024

Según el Ministerio de Salud Pública, el pasado año la República Dominicana culminó con 24,735 casos y 23 muertes.

El dengue golpeó con dureza a la población infantil, principalmente.

El dengue golpeó con dureza a la población infantil, principalmente.

El director del Instituto de Medicina Tropical y Salud Global de la Universidad Iberoamericana (Unibe), Robert Paulino Ramírez, advirtió que en el presente año la República Dominicana volverá a tener muchos casos de dengue, en una proporción parecida al 2023.

Según las autoridades del Ministerio de Salud Pública, el pasado año la República Dominicana culminó con 24,735 casos y 23 muertes, producto de la enfermedad que se transmite por la picadura del mosquito Aedes aegypty contagiado.

El experto recordó que en el país hay una carga viral muy alta, lo que implica que hay muchos mosquitos infectados, y para que ocurran casos de dengue hay que tener un vector, a la vez que precisó que los mosquitos no desaparecieron, siguen ahí, aunque la población disminuyó, pero, al existir esa carga viral tan alta, tantos virus en reservorios humanos que todavía están circulando, solamente se necesita una población muy pequeña para que la enfermedad pueta transmitirse.

Entrevistado por Héctor herrera Cabral, en el programa D’AGENDA, Ramírez explicó que se estima que en países endémicos de dengue, el 85% de la población no desempeña manifestaciones clínicas de la enfermedad.

Agregó que eso implica que si en la República Dominicana se estaba observando muchas personas sintomáticas al final del pasado año, significa que solo se estaba viendo el 15% de la población entera que estaba infectada, y por eso la controversia de si el Ministerio de Salud Pública dice la verdad con respecto a las infecciones, pero nunca la puede decir porque solo se sabe que un paciente tiene dengue cuando presenta los síntomas de la enfermedad.

“Es muy parecido, vamos a tener menos probabilidades, menos casos, pero vamos a tener muchos casos de dengue, muy parecido al año pasado”, respondió el virólogo.

Argumentó que “en primer lugar porque la tendencia del año pasado fue a generar una permanencia de una carga viral continua, y en segundo lugar, que los factores climáticos no van a desparecer”.

“Porque ahora nosotros estamos experimentando los efectos del fenómeno El Niño, que fue lo que pasó en América del Sur, Brasil en la actualidad tiene muchos casos que, si bien es cierto que ellos han empezado a distribuir una vacuna, la misma no representa nada que cambie la tendencia, o sea, que tu va a tener una co-circulación de virus en la población”, detalló.

Sostuvo que por eso es la alerta de la Organización Panamericana de la Salud, es porque este año los indicadores son idénticos o peores que los del 2023 desde el punto de vista climático, porque, aunque parezca un cliché, cada año se reporta que las temperaturas son más altas que las del año anterior, pero es cierto que eso está sucediendo.

“El 2024 no se visualiza que va a ser diferente al 2023, desde el punto de vista de los factores, y eso potencializa el tema del dengue y, además, como el tipo 3 fue introducido el año pasado, el tipo 4, que no tenemos ese dengue desde hace siete u ocho años, al menos en el registro genético de las identificaciones, en el presente año, porque está circulando en América del Sur, que ahora está en verano, podría ingresar al país por los desplazamientos humanos”, señaló.

Sobre la posibilidad de que la República Dominicana cuente con una vacuna contra el dengue, el doctor Robert Paulino ve muy remota que la misma esté lista para aplicarse este año, y habría que esperar el 2025 para que se pueda concretizar.

ADVERTENCIAS SOBRE TURISMO

El investigador advirtió que el turismo es un elemento de riesgos para la introducción de nuevos patógenos.

“Yo sé que a nivel gubernamental se ve mal que se diga, pero es que nosotros tenemos que entender que el turismo es un elemento de riesgo para la introducción de nuevos patógenos, no está mal entenderlo, lo que tenemos es que blindarnos”, sentenció.

Insistió que “lo que tenemos es que cuidar nuestras fronteras, y no solamente la aérea, también la terrestre, porque hay un país con el que compartimos la Isla que no tiene control de su territorio, y nosotros, inclusive, tenemos que velar hasta por eso”.

“O sea, aquí todavía tenemos elementos en la agenda de eliminación como es el caso de la malaria, que depende estrictamente de los factores climáticos también, porque se transmite igual que el dengue, con otro tipo de mosquito, y aunque se dice que es más rural, pero lo que viven en el Sur son dominicanos igual que nosotros, y por lo tanto debemos cuidar a toda nuestra población”, alertó.

Aclaró que “son elementos que, más que sentirlos como un ataque, deben llamarnos la atención sobre la importancia de mirarnos y determinar cómo nuestro sistema epidemiológico funciona, qué tan sensibles estamos siendo al momento de entender las señales y, además, entender que la vigilancia epidemiológica incluye, hoy día, elementos tan simples como las redes sociales”.

“Ya la gente escribe cosas y dices cosas, en los medios de comunicación ya hay una democratización tan alta de la información que en cualquier lugar tenemos canales de televisión y periodistas que no necesariamente llegan a los medios tradicionales, pero esos medios son los que nos dan a nosotros las alertas, y eso es salud pública, no la institución como tal, sino la salud pública como concepto , ahí es que tenemos que vernos de manera más integrada”, precisó.

CAMPAÑA SOBRE SARAMPIÓN

De la única manera que los países de América Latina pueden evitar la aparición de casos y posibles brotes de sarampión es incrementado la vacunación, a juicio de Ramírez.

“De hecho, la única alerta de importancia internacional que sigue abierta es el sarampión, y de la única manera que podemos evitar que ocurra un brote o un inicio de casos en América Latina es con el incremento de la vacunación”, reiteró.

Llamó la atención que desde el 2020 al 2022 la República Dominicana experimentó una reducción de un 15% en la cobertura de vacunación, aunque desconoce los datos del 2023 para ver si se pudo revertir esa situación.

“El sarampión necesita que al menos el 99% de los niños que nacen o viven en la República Dominicana estén vacunados, nosotros tenemos que hacer una campaña de concientización muy fuerte dirigida hacia los padres y tutores respecto a la vacuna del sarampión, porque es una enfermedad que mata y se transmite muy rápido”, explicó

Añadió que eso no solo es una responsabilidad de las autoridades estatales a través del ministerio de Salud Pública, sino que también es un deber de todas las personas, principalmente los padres o tutores.