Santo Domingo 23°C/26°C few clouds

Suscribete

Panorama político

Abinader le dirá en su momento “sí” a la reelección

Avatar del Listín Diario
Guarionex RosaSanto Domingo, RD

El presidente Abinader dejará celebrando solos a quienes le reclaman que se postule en las elecciones del 2024 y al parecer programa entrar en el año pre-electoral sin prisa, con los vientos a su favor y sin hacer caso a quienes lo desafían en el Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Abinader parece tenerlas todas consigo para apresurarse. Ya de aquí a finales del año no se supone que dará alguna señal de lo que el futuro le depara y a lo cual él tendrá que contribuir más adelante haciendo un gobierno mucho mejor y complaciendo a los electores de la base.

Todavía el 27 de febrero próximo cuando depositará las memorias anuales de su Presidencia y del Gabinete, quizás el gobernante no se apure en dar pistas, aunque los políticos opositores lucen inquietos y el país está observando el nacimiento de nuevos partidos minoritarios.

Los nuevos movimientos van desde la derecha a la izquierda, porque esta semana varios grupos izquierdistas y personalidades concernidas anunciaron la formación de Referente de Izquierda, una sombrilla que busca unificar a todos los izquierdistas y alcanzar “una sociedad diferente”.

Referente de Izquierda viene a sumarse a los 25 partidos mayoritarios y minoritarios que se encuentran activos en la República Dominicana, aunque de ellos solamente sobresalen el gobiernista PRM, el de la Liberación Dominicana y la Fuerza del Pueblo.

Los tres grandes partidos salen de la matriz del original Partido Revolucionario Dominicano, PRD, que fundó el profesor Juan Bosch en 1939 en el exilio y que comenzó a hacer vida política en territorio dominicano en 1961, meses después de la caída del generalísimo Trujillo.

Que se haya formado un partido de izquierda aglutinante tiene que ver posiblemente con los vientos que soplan en América Latina y la entronización de varios gobernantes izquierdistas o progresistas, últimamente en Colombia con el presidente Petro y pronto en Brasil con Lula da Silva.

Abinader será candidato

Aunque no lo diga ahora ni el próximo 27 de febrero ante la reunión de las cámaras, que no lo vería como el mejor escenario, en su momento el gobernante le dirá el sí a la Constitución, que lo autoriza a repostularse. Complacerá a sus millones de feligreses y a la burocracia que ha formado.

De esos dolientes no escapa el partido del cual forma parte desde su fundación y del cual ahora es el líder, y los grandes beneficiarios de la presente época en el comercio, la industria, el turismo y las construcciones, cuyo crecimiento sostienen los números que amasa el Banco Central.

Si la Constitución no impide a Abinader buscar su repostulación, y el Partido Revolucionario Moderno, PRM, lo respalda casi de manera unánime y retiró de sus estatutos cualquier referencia negativa a la reelección, ¿cuáles razones podría tener el gobernante para echarse a un lado?

Abinader ha tenido pocos infortunios durante el presente año, a no ser por la inseguridad en las calles, los daños causados por la tormenta Fiona en la zona oriental del país, la inquietud política y social en Haití que se refleja en la RD y los desacuerdos con el Departamento de Estado.

Esta semana el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados aprobó una resolución de los partidos Demócrata y Republicano que reconoce los lazos diplomáticos, económicos y culturales entre RD y Estados Unidos, y pide incrementar la prosperidad y seguridad mutua.

Tras la tormenta Fiona, Abinader se trasladó al lugar para comprobar los daños, mandó a varios ministros, especialmente a los de Obras Públicas y Viviendas para comenzar las reparaciones y en total dispuso de RD$25 mil millones como gastos totales.

El pasado lunes inició la entrega de dos millones de bonos navideños para las familias de menores ingresos por un monto de RD$3,000 millones con un saldo disponible de RD$1,500 por familia. En adición el régimen comenzó a pagar ese día el salario trece, llamado regalía.

Para proteger a la gente que circula por las calles y los negocios dispuso que más de 30 mil policías patrullen las vías. Una vasta publicidad inunda los medios radiales y televisivos aludiendo “la brisita navideña”, que pudiera beneficiar al eventual candidato.

En el campo interior, el país no tiene beligerancias mayores; su clase trabajadora, excepto los médicos, que han sido los mayores beneficiados por el gobierno de Abinader, se encuentra muy tranquila. El pleito de los médicos es con las ARS, que quieren, si posible, todo el pastel.

Los médicos han sido tratados con manos de seda por el régimen abinaderista. Nunca y menos los jubilados, habían ganado tanto dinero y tenido tantas consideraciones como las que Abinader les ha otorgado. Hasta a los cañeros, luchadores con muchos méritos, les saldó sus deudas.

La economía va bien

El último informe del Banco Central dice que la variación del Índice de Precios al Consumidor fue de 4.7% en noviembre del cursante año con respecto al mes de octubre, situándose la inflación acumulada enero-noviembre de 2022 en 6.80%.

“En cuanto a la inflación interanual medida desde noviembre de 2021 hasta noviembre 2022, la misma con su trayectoria descendente al ubicarse en 7.58%, para una reducción de 206 puntos básicos con respecto al pico de 9.64 registrado en abril del presente año por lo que se proyecta que la inflación cerrará el año 2022 en torno a 7.2%”, dice el informe.

En un estudio publicado la semana pasada el Banco Central informó que la economía dominicana mantiene un crecimiento promedio superior a 5.0% en enero-octubre, en línea con la proyección de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) real de 5.0%-5.5% para el cierre del año 2022.

No deja de haber contradictores o asesores económicos honoríficos quienes advierten, que si bien cuando el gasto supera los ingresos, irremediablemente hay que endeudarse, pero el pago de intereses de la deuda se va haciendo pesado debido a que depende de la captación de recursos tributarios y por tanto procede pisar el freno para evitar posibles presiones en las finanzas públicas.