Listin Diario Logo
19 de agosto 2022, actualizado a las 12:00 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 01 de junio de 2022

Enfoque

Atentado contra Imbert Barrera: “Fue la gente de Balaguer”

Antonio Imbert Barrera, quien murió el 31 de mayo de 2016 y el 30 de mayo de 1961 participó en la ejecu­ción de Rafael Trujillo, su­frió un atentado seis años después

  • Atentado contra Imbert Barrera: “Fue la gente de Balaguer”

    El general Imbert Barrera cuando era asistido en la Clínica Internacional, luego del atentado criminal en su contra el 21 de marzo de 1967. LISTÍN DIARIO

  • Atentado contra Imbert Barrera: “Fue la gente de Balaguer”
VICTOR MANUEL GRIMALDI CÉSPEDES
Santo Domingo, RD

El Atentado del martes de Semana Santa, 21 de marzo de 1967, contra Antonio Im­bert Barrera

Al final fuimos amigos.

Todo comenzó así:

En 1986, hace 36 años, el ge­neral Antonio Imbert Barrera aludió por pre­guntas periodísticas a mis recientes libros publicados y que tenían como base mis investigaciones en los histó­ricos Archivos Nacionales de los Estados Unidos.

Él conversó con los pe­riodistas al concluir el ac­to acostumbrado del 30 de mayo en el lugar del aten­tado a Rafael Trujillo.

Desde 1985 el tema del 30 de mayo de 1961 y el de la intervención norteame­ricana de 1965 generaron un nuevo debate como fru­to de una serie de reporta­jes que yo había publicado en el vespertino La Noticia que fundamos en 1973 un grupo de periodistas pro­venientes de El Nacional de Ahora.

Yo le respondí al general Imbert con pruebas funda­mentadas en documentos declasificados por el Gobier­no de los Estados Unidos. Mis declaraciones con una foto mostrando un fusil M-1 están en el Listín Diario de principios de junio de 1986.

Luego, en 1999, el gene­ral Imbert y yo iniciamos una amistad mutuamente respetuosa después que me concedió la mejor y más co­herente de las tantas entre­vistas que él a lo largo de su vida ofreció sobre los hechos del 30 de mayo de 1961.

Tengo varios recuerdos gratos e importantes con Don Antonio. Cosas que me contó. La última vez que lo vi fue en julio del 2008 en su casa. Se conservaba bien pa­ra su edad.

El Atentado de 1967

Antonio Imbert Barrera, quien murió el 31 de mayo de 2016 y el 30 de mayo de 1961 participó en la ejecu­ción de Rafael Trujillo, su­frió un atentado seis años después, el 21 de marzo de 1967, en la esquina de las calles Pedro Henríquez Ure­ña y Eugenio de Marchena, Santo Domingo, República Dominicana.

Al casi finalizar la entre­vista videofilmada de 1999, le manifiesto:”...tenemos que volver con usted, don Antonio, muchísimas gra­cias. Nos complace que nos diera esta entrevista sobre el 30 de Mayo, pero espera­mos hablar de esos hechos y de otros hechos, en el futuro, sobre todo de ese atentado, yo quiero que un día hable­mos del atentado del 1967, porque de eso usted no ha hablado.

El diálogo continuó así:

Imbert: Usted sabe que yo no he hablado de eso.

VG: Pero ya llegará el mo­mento.

Imbert: Mucha gente des­pués, me han querido decir y yo le digo: “No me intere­sa”. Dios me dio la vida, que me salvó de eso y no me inte­resa saber quiénes fueron, ni quiénes participaron, ni na­da de eso.

Tiempo después, cuando el general José Miguel So­to Jiménez era ministro de las Fuerzas Armadas, 2000-2004, nos reunimos en va­rias ocasiones a conversar en el despacho del Minis­tro.

En una ocasión el general Imbert me invitó a visitarle en una oficina que tenía asig­nada en el Palacio Nacional durante la gestión del Go­bierno del presidente Hipó­lito Mejía.

Yo le había reiterado an­tes la solicitud de que con­versáramos sobre el atenta­do que sufrió el 21 de marzo de 1967.

En el Palacio Nacional

Llegué antes que le abrieran la puerta de su oficina espe­rando que me narrara los pormenores sobre este aten­tado misterioso.

Su escolta ingresó con el General. Yo esperé un mo­mento a que me invitaran a cruzar la puerta del modesto despacho.

-Entre por favor Señor -, me dijo un guardia.

Antonio Imbert estaba sentado esperándome con la vista suya enfocada en mis ojos. Yo lo miré de igual mo­do.

Nos dimos saludos muy cordiales.

“Bien don Antonio, le dije, he venido a conversar sobre el tema que tenemos pen­diente, el atentado que us­ted sufrió el 21 de marzo de 1967”.

- “Fue la gente de Bala­guer”, lo único que Imbert dijo y quiso hablar.

Y punto, después que años antes habíamos graba­do en sus oficinas de la mi­nera Rosario Dominicana la mejor entrevista de televi­sión que alguna vez Imbert en plena lucidez concediera sobre el atentado del 30 de mayo de 1961.

Paz a sus restos.