Listin Diario Logo
09 de agosto 2022, actualizado a las 07:32 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República lunes, 07 de marzo de 2022

Un conflicto amargo, de mal gusto y que debe resolverse

José Lois Malkun
Santo Domingo, RD

Cuando hablamos del turismo, todos los dominicanos desean ver que hay armonía, confianza, seguridad, un medio ambiente sano y una expansión en infraestructura a nivel nacional que le abran las puertas a nuevos polos turístico cuya belleza es indescriptible y desconocida.

Lo que nadie quiere ver son conflictos entre magnates del turismo que se ventilan a diario en los medios de comunicación y causan incertidumbre y desconcierto.

Si ese conflicto fuera por la propiedad de un hotel o una tierra, bueno las cosas no fueran tan preocupantes.

Pero el conflicto creado entre los dos complejos turísticos más importante del país y conocidos mundialmente, es algo que si preocupa y tiene un impacto negativo a nivel local e internacional.

Acusaciones van y vienen y ponen en vilo a mucha gente que se pregunta que hay detrás de esa confrontación y cómo es posible que no haya una solución amigable.

Me refiero al caso de La Punta Cana de la familia Rainieri y la Cap Cana de la familia Hazoury. Y todo por un aeropuerto, aunque viene de más atrás. No voy aquí a dar mi opinión sobre quién tiene la razón y quién no la tiene porque es difícil comprender el fondo de este asunto.

Y tampoco lo hago porque conozco a Frank Rainieri desde hace más de 30 años y lo mismo pasa con Abraham y Ricardo Hazoury. A Ambos los aprecio de corazón y los admiro por ser los dos empresarios más importantes del turismo dominicano y que más han promovido la imagen del país en el exterior.

La pregunta que todos nos hacemos es ¿tiene alguna solución el conflicto respecto a la construcción de un nuevo aeropuerto en la zona de Bávaro- Macao?

¿Se podría aplicar la teoría de Pareto de un segundo mejor cuando el primero no satisface a ninguna de las partes?

¿Se podría usar un punto más intermedio entre Miches y Bávaro para ese segundo aeropuerto?

¿O un arreglo amigable entre ambos empresarios para crear un fideicomiso entre las dos familias que administren ambos aeropuertos que seguro darán mucho más dinero considerando que Miches-Uvero Alto-Bávaro-Macao-Punta Cana y Cap-Cana son la Joya de la corona del turismo dominicano?

Quizás esté hablando pura M, pero alguien tiene que servir de intermediario para que estas dos familias se reúnan, hablen y se entiendan. Por el bien del país que está por encima de los intereses de cualquier individuo o empresa.


Más en La República