Listin Diario Logo
29 de mayo 2022, actualizado a las 12:10 AM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 05 de enero de 2022

Hipertensión y diabetes: principales males que aquejan a privados de libertad

  • Hipertensión y diabetes: principales males que aquejan a privados de libertad

    Foto de archivo.

Ramón Cruz Benzán
Santo Domingo, RD

La hipertensión, la diabetes y problemas odontológicos son los principales males que aquejan a la población privada de libertad, conformada por unas 26,978 personas en 44 recintos penitenciarios.

De acuerdo al resumen ejecutivo de las memorias anuales de la Dirección General de Servicios Penitenciarios y Correccionales (DGSPC), al 10 de diciembre del año pasado, el sistema penitenciario acumula 1,712 casos de Covid-19 desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020, con 22 lamentables fallecimientos.

En la actualidad hay 26,973 privados de libertad que han recibido la primera dosis de la vacuna anticovid, 24,842 tienen el plan con dos aplicaciones y 11,550 ya recibieron la dosis de refuerzo.

Destaca que, con las dos dosis, el sistema penitenciario tiene el 92% cubierto, lo cual lo coloca por encima de la media nacional que ronda el 50.4% de la población vacunada.

Además, el sistema no descuidó las consultas médicas por otras situaciones de salud. En las memorias se registran 19,776 consultas médicas a 14,715 personas que así lo requirieron.

Los servicios penitenciarios de salud se multiplicaron con el proceso de vacunación, que contó con la colaboración de la Escuela de Enfermería de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), con estudiantes de término que se integraron a la aplicación del biológico en los centros penitenciarios.

Al finalizar el año y con un proceso de unificación de los dos subsistemas (la Dirección General de Prisiones y el Modelo de Gestión Penitenciaria), las cifras revelan el éxito de las medidas restrictivas del plan de contención y prevención de contagios, que se inició en marzo de 2020 con el cierre de las visitas de familiares y abogados y permitió la continuación, por fases, de los programas educativos, culturales, deportivos y religiosos.