Listin Diario Logo
17 de enero 2022, actualizado a las 12:28 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República lunes, 06 de diciembre de 2021

¿Qué piensan ellos?

Utilidad: Para Daniela Yolanda Pérez, las herramientas a su disposición no son sólo alternativas, son “indispensables”, mientras Carolina Laurencio cita que una de las mejores ventajas es contar con aplicaciones para realizar pagos al instante, sin hacer filas.

  • ¿Qué piensan ellos?

    Su autonomía y facilidad de acceso a las informaciones en el escenario digital son otros de los rasgos particulares de la “generación Z”. ONLINE.UCAM.EDU

Santo Domingo, RD

Como “aliados”,  “muy importantes” e “indispensables”, así describen los zetas las distintas herramientas que tienen a su disposición y que utilizan en su día a día.  

 Luis Miguel Marte, por ejemplo, aseguró que actualmente “estamos inmersos en la era digital, prácticamente al 100 por ciento” y que esto le ha permitido tener acceso más rápido a informaciones, comunicarse con familiares y amigos, así como indagar datos. “Tiene muchísimas otras funciones”.

El estudiante universitario, dijo, además, que aunque la tecnología tiene sus desventajas, también “tiene sus cosas súper positivas”.

 “Para mí el nacer en esta llamada “era digital”, es un plus, ¿por qué? Es que con la tecnología todo lo tienes a la mano, en un dos por tres. Lo que antes te tomaba dos y tres días en buscar, ya ahora lo tienes en minutos; esto indudablemente se ha vuelto nuestro diario vivir”, manifestó.  

 De su lado, la también bachiller, Carolina Laurencio, indicó que una de las mejores ventajas es contar con aplicaciones para realizar pagos al instante, sin la necesidad de hacer filas.

 “Puedo hacer compras por plataformas digitales y además tomar clases de forma virtual sin importar en el lugar o país en que me encuentre”, resaltó.    Asimismo, Laurencio destacó que ha encontrado en los recursos digitales una forma de “botar el estrés” en sus momentos de ocio, mediante series de todo tipo y la lectura de libros digitales.

Para Daniela Yolanda Pérez, las herramientas a su disposición no son sólo alternativas, son “indispensables”.

 Señaló que “en esos tiempos que fueron y siguen siendo difíciles” gracias a ellas pudo continuar con sus actividades cotidianas de manera remota, sobre todo, en el aspecto relacionado con su educación.

 “Mi universidad no estaba preparada para impartir docencia virtual, no contábamos con ese sistema de moodle, sin embargo, la institución se puso a la par con la tecnologías del momento y las clases que antes eran hasta súper aburridas se volvieron muy dinámicas, con el uso de herramientas de multimedia que contenían los temas de clase en videos súper animados”, describió.  

 No obstante, Pérez reconoció que, a pesar de sus conocimientos en el área, al principio fue “complicado” porque los profesores estaban atados a lo tradicional: “la pizarra, la tiza y los libros físicos”.  

 “Éramos nosotros mismos los que teníamos que enseñarlos a manejar las tecnologías que teníamos a disposición”, añadió.

 Pérez, la menor de dos hermanas (ambas de la generación Z), resaltó que su madre siempre les contaba que en su época conseguir algún libro de estudio, documento o dato, implicaba recorrer largas distancias y ahora es más rápido con el internet y las aplicaciones que hasta funcionan como bibliotecas virtuales.

Cambios por la pandemia
En medio de las etapas más críticas por la pandemia, las cuarentenas, los zetas desafiaron a las generaciones anteriores y se convirtieron en maestros de sus padres para mostrarles cómo salir de los hogares a través de los celulares o computadoras.

“Mis padres que no querían saber de estos mecanismos, en plena pandemia me decían: ¡Miraaaa, recuerda pagar la factura y el banco por el internet como tú lo haces!; recuerda que no hay nada abierto con esta pandemia”,  expresó Luis Miguel Marte.

De manera similar, Daniela Yolanda Pérez aseguró que “chocó” con sus padres, quienes, según dijo, no veían como algo normal el hecho de que estuviera blogueando a la gente para compartir en sus redes sociales las actividades y rutinas que realizaba durante el día.

“Ellos que vienen de una generación diferente a la mía, siempre se han mantenido inculcándome lo de su generación, pero al final me apoyaron y hasta se sumaron a mis bailes de Tik Tok, principalmente mi abuela”, narró Pérez.

Mientras, Carolina Laurencio destacó que “en definitiva, el cambio ha sido muy significativo”.


Más en La República