Listin Diario Logo
08 de diciembre 2021, actualizado a las 12:09 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 10 de octubre de 2021

Conozca la historia de La Picota, la cárcel donde está César “el Abusador”

LA PICOTA TIENE RAÍCES QUE SE EXTIENDEN HASTA 1873

  • Conozca la historia de La Picota, la cárcel donde está César “el Abusador”
Redacción Digital
Santo Domingo, RD

La Picota, cárcel colombiana donde está César Emilio Peralta, mejor conocido como César “el Abusador”, ha estado en el ojo público tras los incidentes registrados en los últimos días. 

Además de que se desmanteló una central telefónica desde la que se extorsionaban a ciudadanos de diferentes países, entre ellos dominicanos, se registró una riña en la que estuvo involucrado "el Abusador" y perdió la vida un recluso que sería extraditado a Argentina. 

Estos hechos sucedieron en una cárcel que se considera de máxima seguridad, ¿cómo está compuesto este lugar? Lleva por nombre oficial “Complejo Carcelario y Penitenciario Metropolitano de Bogotá” (COMEB), está ubicada en la localidad Rafael Uribe Uribe, en Bogotá, según el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) de ese país.

De acuerdo con la entidad, La Picota tiene raíces que se extienden hasta 1873, a través de una ley un panóptico (un diseño de prisión que le permite a un guardia observar a todos los reclusos sin que estos sepan que son observados), y su primer nombre fue “Penitenciaría Central de Cundinamarca”.

Su construcción inició al año siguiente y empezó a funcionar en 1880, con biblioteca, enfermería, gabinete dental, comedor, cocina y un área para recreación deportiva de unos 400 privados de libertad.

Sin embargo, el Inpec reseñó que en 1914 se estaba considerando un cambio de ubicación que le permitiría construir una prisión más moderna, y no es sino hasta 1935 que se impulsó la elaboración de la Penitenciaria Central de Bogotá, en los predios de la hacienda La Picota.

Se desarrolló inicialmente en un bloque de 110 metros de largo por 12 de ancho se distribuyeron 228 celdas por cada galería, cada pabellón estaba conformado por dos corredores laterales de 24 celdas, separados por una crujía, su estructura se levantó en concreto, cubierta en teja de barro y piso en baldosa”, leía parte del reporte de Inpec.

A mediados de la década de 1940 las autoridades colombianas instauraron un sanatorio para tratar de manera más efectiva a los reclusos que habían contraído tuberculosis, que posteriormente funcionó como anexo psiquiátrico, y que actualmente es utilizado para que laboren los internos de mínima seguridad.

En 1992 el Inpec indicó que ocurrió una reestructuración de la Dirección Nacional de Prisiones que dio paso a su creación y con ella se inició la construcción del pabellón de máxima seguridad, que opera con capacidad de 44 celdas.

Cuatro años más tarde adaptaron casas fiscales para recluir exfuncionarios, estructura que llevó por nombre Centro Especial de Reclusión (CER), que consistía en 25 casas, cada una con dos 2 habitaciones.

No obstante, en 2002 los internos ubicados en el CER fueron reubicados en otros pabellones de la penitenciaria y las casas fiscales fueron asignadas al personal de cuadros de mando de la cárcel.

Finalmente, el 22 de octubre del 2012 vuelven a cambiar el nombre del centro penitenciario, al establecer de manera oficial el COMEB, integrado por tres estructuras.

Controversia

En diciembre de 2019 "el Abusador" fue apresado en Cartagena, Colombia, luego de meses de búsqueda por parte de las autoridades dominicanas y estadounidense.

Considerado en ese entonces como la persona más buscada en República Dominicana, es acusado de coordinar la red de narcotráfico más grande de la historia de nuestro país.

Tras su arresto fue trasladado a la cárcel colombiana La Picota, donde se vio involucrado en la muerte de otro recluso durante esta semana, y espera que se complete su proceso de extradición a los Estados Unidos.

Además del incidente de César Emilio Peralta, La Picota fue protagonista recientemente de otro escándalo, revelado por el medio de noticias colombiano Caracol.

Según la historia, un agente encubierto entró al recinto con una cámara y grabó a los reclusos reunidos en una celda, “cada uno con su teléfono celular” realizando extorsiones donde solicitaban dinero por falsas encomiendas.

Tras este descubrimiento, se llevó a cabo un operativo donde encontraron al menos 24 de teléfonos celulares y un calabozo ubicado en un pasillo de uno de los patios, desde donde realizaban las llamadas extorsivas a diferentes partes de Colombia, incluso a otros países, como Perú, Bolivia, República Dominicana y Estados Unidos.

Los extorsionadores también contactaban a las víctimas a través de redes sociales como Facebook.


Más en La República