Listin Diario Logo
14 de septiembre 2020, actualizado a las 02:54 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 09 de agosto de 2020

La sombra de un árbol que se ha convertido en sala de espera en el Moscoso Puello

Algunos hasta desayunan galleta con queso mientras esperan sentados a alguien que les indique la evolución del infectado por la pandemia

  • La sombra de un árbol que se ha convertido en sala de espera en el Moscoso Puello

    La sombra sirve para que las personas se cubran del fuerte sol mientras esperan informaciones de sus parientes. Fotos José Maldonado 

  • La sombra de un árbol que se ha convertido en sala de espera en el Moscoso Puello
Laura Castillo
Santo Domingo, RD

Las personas que tienen parientes ingresados por  coronavirus dentro del hospital Moscoso Puello han convertido la sombra de un árbol, que está frente a la zona habilitada para pacientes con el Covid-19, en la sala de espera oficial de esa unidad.

Los visitantes ya están acostumbrados al tiempo que tienen que esperar para saber el estado del ingresado por lo que se colocan debajo de la sombra a esperar los informes de sus parientes.

Algunos hasta desayunan galleta con queso mientras esperan sentados a alguien que les indique la evolución del infectado por la pandemia.

Altagracia, una  integrante del grupo que se reúne diario en el centro médico dijo a LISTÍN DIARIO que su pariente está estable dentro de su cuadro clínico pero permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos, según el último reporte que le suministraron ayer. Este domingo se encontraba a la espera de nuevas noticias.

Por otro lado, los familiares de uno de los ingresados por Covid-19 optaron por trasladarlo a otro centro aunque no detallaron la razón y el estado el paciente. Mientras lo subían a la ambulancia LISTÍN DIARIO percibió que portaba oxígeno.

Las sábanas, ropas y demás pertenencias del afectado fueron montadas en un vehículo privado y se marcharon junto a la ambulancia.

Otros, sostienen almohadas y ropas para que las enfermeras se lo lleven a sus parientes ya que no se permiten visitas.

Todos portaban mascarillas y se desinfectaban las manos con alcohol o gel desinfectantes al tiempo que se secaban el sudor que les ocasionaba los rayos del sol.