Santo Domingo 30°C/30°C light rain

Suscribete

mlb

Yankees pendientes a dedo gordo de Judge tras lesión sufrida el año pasado

Aaron Judge, de los Yanquis de Nueva York, festeja luego de batear un jonrón en el séptimo inning del juego ante los Nacionales de Washington.

Aaron Judge, de los Yanquis de Nueva York, festeja luego de batear un jonrónAP

El dedo gordo de Aaron Judge es algo más que un pie de página para los Yanquis de Nueva York.

Judge se perdió 42 juegos luego de romperse un ligamento del dedo gordo del pie derecho, al estrellarse contra la cerca del jardín derecho del Dodger Stadium el 3 de junio. Ése fue uno de los principales motivos por los que Nueva York quedó sin posibilidades de avanzar a la postemporada.

“Pienso que éste va a ser un mantenimiento constante, creo que durante el resto de mi carrera”, comentó Judge el martes. “Cualquier lesión como ésta hace que simplemente tengas que cuidarla para que no se presente de nuevo”.

El afable toletero volvió el 28 de julio y terminó bateando para .262 con 37 jonrones y 75 producidas en 106 encuentros.

“Me sigo lastimando en el jardín derecho, así que pienso que es por eso por lo que me mudaron al central”, indicó, ante las risas de los presentes en una conferencia de prensa.

“Pienso que lo importante es jugar de una forma más inteligente, entendiendo el campo y las dimensiones. En este caso, pensé que podía dar un paso de más y no lo pude hacer en esa situación, así que esto es mi responsabilidad. Tengo que ser un poco más inteligente ahí. Este año tengo que jugar con más inteligencia, pero no creo que haya más bases de muros hechas de concreto en el jardín central”.

Judge bateó 62 jonrones en 2022, con lo que rompió el récord de 61 impuesto por Roger Maris en la Liga Americana en 1961. Los Yanquis ostentaron un promedio de .202 durante su ausencia el verano pasado.

Fue la peor cifra de las Grandes Ligas, y Nueva York se quedó marginado de la postemporada, algo que no le ocurría desde 2016.

“Muchos chicos estaban avergonzados”, recordó Judge. “Fue como una señal de alerta. Creo que como grupo nos miramos todos y nos prometimos que esto no puede pasarnos de nuevo”.

En su primera temporada como capitán de los Yanquis, Judge vio cómo sus Yanquis terminaban con un registro de 82-80, el peor desde 1992. La sequía se prolongó a 14 años sin ganar una Serie Mundial, la peor de la franquicia desde la transcurrida de 1978 al 96.

“Esto todavía me molesta y me duele”, reconoció Judge.

Tags relacionados