Santo Domingo 27°C/28°C scattered clouds

Suscribete

Jérôme Boateng, condenado por golpes y lesiones a su expareja

El tribunal de Múnich estimó que el exinternacional alemán era culpable de golpes, lesiones e injurias contra esta mujer

El exdefensa alemán del Bayern de Múnich Jerome Boateng espera antes del comienzo del tercer día en su juicio de apelación en una sala del tribunal regional de Múnich, sur de Alemania, el 2 de noviembre de 2022. Foto: Christof Stache/AFP.

El exdefensa alemán del Bayern de Múnich Jerome Boateng espera antes del comienzo del tercer día en su juicio de apelación en una sala del tribunal regional de Múnich, sur de Alemania, el 2 de noviembre de 2022. Foto: Christof Stache/AFP.

La justicia alemana condenó este miércoles al futbolista alemán Jérôme Boateng, que juega actualmente en el Lyon francés, a una multa de 1,2 millones de euros (1,18 millones de dólares) por haber golpeado y lesionado a su expareja y madre de sus dos hijos.

El tribunal de Múnich, que estudiaba el recurso del caso, estimó que el exinternacional alemán, que formó parte del plantel campeón del mundo en 2014, era culpable de golpes, lesiones e injurias contra esta mujer.

Boateng ve así reducirse ligeramente la pena que había recibido en primera instancia. Entonces, en septiembre de 2021, había sido condenado a una multa de 1,8 millones de euros (1,77 millones de dólares).

Jérôme Boateng rechazó durante todo el proceso de apelación las acusaciones en su contra.

Según su expareja, el futbolista, que tiene hoy 34 años, le golpeó durante unas vacaciones en el Caribe en 2018, después del fracaso de Alemania en la fase de grupos del Mundial de Rusia.

Le habría lanzado primero diversos objetos, antes de clavarle un pulgar en el ojo, de morderle y de tirarle al suelo sosteniéndole por el pelo.

Una amiga de su expareja dio testimonio durante el proceso de apelación en Múnich para confirmar los actos violentos.

Se quejó además del servicio de seguridad del jugador alemán, al que acusó de haberle filmado en el tribunal para tratar de intimidarle, algo que los abogados de la defensa negaron.