Listin Diario Logo
16 de junio 2019, actualizado a las 11:58 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial lunes, 25 de febrero de 2019

EDITORIAL

A poner las cuentas claras

El fi rme compromiso asumido ayer por el Papa Francisco, de que El Vaticano no ocultará, sino que denunciará y castigará los abusos sexuales perpetrados por cardenales, obispos y sacerdotes, abre el camino para la restauración de la credibilidad y la confi anza de la Iglesia Católica entre sus fi eles.

El encubrimiento de estos abusos sexuales, por años, minó las bases morales de la iglesia y la expuso en los últimos tiempos a una de sus más críticas disyuntivas, al destaparse una infi nidad de escándalos que la obligaron a pedir perdón y a expulsar o sancionar a muchos de sus miembros.

Abrumado por la magnitud de esos escándalos y por los tremendos traumas denunciados por las víctimas, el Papa Francisco convocó a los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo a debatir, descarnadamente, este desenfreno.

El Sumo Pontífi ce ha trazado líneas concretas de acción para prevenir nuevos episodios de lo que él mismo consideró “descarado, agresivo y destructivo mal”, lo que sin dudas representa un radical cambio de conducta del Vaticano frente al fenómeno.

Para ser creíble, digna de confi anza, respeto y auténtica predicadora del Evangelio, siendo fi el a sí misma, a la Iglesia no le quedaba otro camino que afrontar con rigor y determinación las conductas delictivas de sus sacerdotes frente a niños, menores y adolescentes, y brindar a estos el necesario consuelo y apoyo en sus desventuradas vidas.

A la cumbre convocada por el Papa en Roma fue invitada a exponer la periodista mexicana Valentina Alazraki, con 45 años como corresponsal de Televisa en El Vaticano, quien denunció abiertamente la subestimación de la gravedad de estos hechos, o su simple descalificación, por parte de la jerarquía, como si fueran fruto de obsesiones o fantasías de las víctimas.

“La iglesia tiene solo un camino: apostarle a la rendición de cuentas y a la transparencia, que van de la mano. El silencio cuesta mucho más caro que enfrentar la realidad y hacerla pública”, sentenció Alazraki.