Listin Diario Logo
24 de junio 2019, actualizado a las 01:19 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios jueves, 23 de mayo de 2019

Nuevo estudio

Los “Z” quieren salarios altos, hacerse ricos y son muy desconfiados

Cándida Acosta
Santo Domingo

La firma de consultoría Deloitte presentó ayer su informe 2019 sobre el comportamiento de las generaciones millennials y “Z”, cuyo resultado arroja datos un tanto desgarrador para las sociedades: Los encuestados expresan una fuerte falta de fe en las instituciones sociales tradicionales, incluidos los medios de comunicación, y son pesimistas sobre el progreso social.

Millennials y Gen Z están desilusionados. No están particularmente satisfechos con sus vidas, su situación financiera, su trabajo, su Gobierno, los líderes empresariales, las redes sociales y la forma en que se utilizan sus datos.

Valoran las experiencias. Ellos aspiran a viajar y ayudar a sus comunidades más que tener familias o sus propios negocios.

Son escépticos de los motivos de los negocios. Los encuestados no validan ni confían en el impacto de los líderes en la sociedad ni su compromiso con un mundo mejor. Los millennials y los Gen Z, en general, están dispuestos a apoyar a las empresas que se alinean con sus valores; muchos dicen que no dudarán en disminuir o terminar las relaciones cuando no están de acuerdo con las prácticas de negocios de las empresas, valores, o inclinaciones políticas. The Deloitte Global Millennial Survey 2019, en su informe de 2019 se basa en las opiniones de 13,416 millennials de 42 países y 3,009 Gen Zs de 10 países.

Generación interrumpida
La investigación de Deloitte revela una “generación interrumpida”: madurar en un mundo de transformación acelerada deja en los millennials y en la generación Z un sentimiento de inquietud respecto al futuro, explica la firma. Esta “generación interrumpida” no es menos ambiciosa que las anteriores: más de la mitad quiere ganar salarios altos y ser rica. Pero sus prioridades han evolucionado, o al menos se han postergado. Tener hijos, comprar casa y otras señales tradicionales de los “marcadores de éxito” de la adultez no encabezan sus listas de prioridades. En su lugar, prefieren viajar y ver el mundo (57%) y ayudar a sus comunidades (46%) aseguró Cristina Cubero, directora de Consultoría de Deloitte República Dominicana.