Listin Diario Logo
25 de enero 2022, actualizado a las 12:15 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios miércoles, 11 de mayo de 2016

PANAMÁ PAPERS

¿Cómo se puede definir a las empresas de clase offshore?

  • ¿Cómo se puede definir a las empresas de clase offshore?

    Centro offshore. Puede costar US$600 al año mantener en el registro panameño y una empresa de "fuera de costa".

Carlos Arturo Guisarre
Santo Domingo

Una sociedad offshore es una empresa cuya característica principal es que está registrada en un país en el que no realizan ninguna actividad económica, de acuerdo a Angélica Adrián Anderson, abogada especialista en derecho corporativo.

Las personas extranjeras que controlan la sociedad utilizan el paraíso fiscal como domicilio legal. A grandes rasgos, tres son las grandes ventajas que aporta: protección de activos, confidencialidad, privacidad y ventajas fiscales, explicó la abogada a LISTÍN DIARIO.

Ante la controversia de los Papeles de Panamá, la filtración de 11 millones de documentos desde el bufete panameño especializado en derecho empresarial Mossack Fonseca, términos como compañía offshore son recurrentes en las notas hechas por los reporteros del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), además de las réplicas hechas por medios de comunicación de todo el mundo.  Respecto a las offshore, los costos de constituirla, por ejemplo, en Belice, no superan los US$1,000, según reportes oficiales del territorio inglés en Centroamérica. Igualmente, en Panamá, centro de la controvertida investigación periodística, puede alojar una compañía de este tipo en sus registros por una tarifa no mayor a los US$600 por año.

“Las empresas offshore son aceptadas en múltiples legislaciones y tienen ventajas como la confidencialidad, reducción significativa de las tasas impositivas y  seguridad jurídica que, tal vez no se disfruta en el país donde se llevan a cabo las operaciones comerciales”, expresó Adrián Anderson.

 Por lo general, el sentido de las empresas offshore consiste en trasladar los capitales de naciones o territorios con altas tasas impositivas, a lugares donde la estrategia fiscal se basa en la menor cantidad de tributos posibles, con el objetivo de atraer las inversiones y el flujo de capitales, tal como explicó Miguel Collado DiFranco, economista senior del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES).

De acuerdo con el economista del CREES, la formación de empresas offshore y la existencia de paraísos fiscales, como se les llama a los centros financieros que alejan estas compañías por lo general, tiene mayor ponderación por el incremento constante de las exigencias impositivas y la complicación del modelo alusivo a estar formalizado y ejercer el pago de tributos en algunos países. “Si algunos sistemas impositivos fueran más simples, no habría incentivos para constituir empresas de esta clase, en territorios más laxos”, dijo.

Varios territorios han sido etiquetados por el Fondo Monetario Internacional como centros financieros offshore. Los siguientes son los que están siendo evaluados por la entidad para mejorar criterios como la transparencia y la cooperación: Andorra, Anguila, Aruba, Bahamas, Belice, Bermuda, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Islas Cook, Chipre, Gibraltar, Guernsey, Isla de Man, Jersey, Liechtenstein, Macao, Malasia, Mónaco, Montserrat, Antillas Holandesas, República de Paulau, Panamá, Samoa, Seychelles, Vanuatu.