Santo Domingo 21°C/23°C clear sky

Suscribete

De reojo...

Otra vez ese mal tan arraigado en nuestro barrios se ha cobrado otra víctima: una mujer rociada por otra con “ácido del diablo” ha perdido la visión de un ojo y la agresora, fugada el pasado martes, no ha sido reapresada todavía. De nada servirá que el químico mortal sea retirado de las ferreterías. Ni siquiera las campañas estatales o privadas tendrán algún efecto si en la conciencia de los habitantes de esas zonas no hay un cambio de actitud frente a su uso y al daño que provoca éste entre las víctimas y entre sus familiares.

Tags relacionados