Listin Diario Logo
29 de septiembre 2022, actualizado a las 07:23 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 11 de junio de 2022

Honrar honra: Alberto Malagón Díaz

  • Honrar honra: Alberto Malagón Díaz
Nelson Pinal Borges, MI & FIDE Trainer
Santo Domingo, RD

Alberto fue un ferviente amante y estudioso del ajedrez, al que le dedicó más de 50 años de su fecunda vida, pletórica de hechos relevantes como gran patriota y ciudadano. Es muy significativo que después de estar retirado por varios años, se reintegró al ajedrez activo como resultado del entusiasmo despertado por la exitosa Serie Centroamericana y del Caribe celebrada en Santo Domingo en 1967, y ganó el Campeonato Nacional de 1968 de manera invicta. Había sido titular nacional quince años antes, en 1953.

Oriundo de la ciudad de Moca (09-08-1915), comenzó desde joven la práctica del ajedrez y en el año 1941 participó en el memorable radio-match con Santiago de Cuba. Posteriormente se destacó como miembro del equipo de la Universidad de Santo Domingo en el importante Torneo Inter social de 1944 y tal era su nivel de juego, que, en 1946,  fue seleccionado al elenco de República Dominicana que intervino en los V Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en Barranquilla, Colombia. Asimismo, representó al país en 1953 en el torneo internacional de El Salvador, donde derrotó al reconocido maestro español Miguel Saborido.

Aún desconocido por las nuevas generaciones de jugadores dominicanos, Alberto fue varias veces subcampeón del país y campeón del Distrito Nacional en 1972 con 57 años, e integró el equipo dominicano a 4 Olimpíadas Mundiales: Lugano, Suiza 1968;  Siegen, Alemania 1970;  Skopje, Yugoslavia 1972 y Haifa, Israel 1976.

Su biblioteca contenía cientos de libros de ajedrez en diferentes idiomas, que le permitió a sus colegas elevar los conocimientos técnicos, entre otros, a sus sobrinos Juan Carlos Delgado Malagón y Alberto Delgado Malagón; éste se convirtió en poco tiempo en Campeón Nacional y un ajedrecista de nivel internacional. También Malagón Díaz fue un rival amistoso en partidas rápidas del joven Ramón Mateo, con quien pasaba tardes jugando en el antiguo parque Ramfis y en el Conde Peatonal. Tanto para su sobrino Alberto Delgado, como para el futuro Gran Maestro, el roce con el experimentado jugador contribuyó al desarrollo ajedrecístico de ambos.

El ilustre Profesor fue una eminente personalidad, que, con sabiduría e ingenio, realizó extraordinarios aportes en diferentes áreas de la sociedad dominicana, no solo como ajedrecista que ejerció gran influencia entre sus contemporáneos. Fue, además, un gran promotor que durante años se dedicó a ofrecer charlas y simultáneas en diferentes instituciones estatales y privadas; muy merecidamente fue exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano durante el ceremonial de 1987.

Como dato curioso se destaca que, en el Campeonato Nacional de 1976, jugaron Alberto, su hermano César Malagón Díaz y sus sobrinos Juan Carlos y Alberto, quien finalmente resultó vencedor Un caso único en el ajedrez dominicano porque intervinieron en el mismo evento cuatro jugadores de una misma familia.

Sería muy válido que se pudiera organizar en el país un Torneo Alberto Malagón in Memoriam, como digno homenaje a quien contribuyó grandemente al desarrollo del ajedrez nacional en épocas que fomentar su estudio y práctica era difícil debido a las condiciones políticas y sociales que imperaban en el país, donde apenas se percibía el Juego Ciencia como un entretenimiento de una pequeña parte de la población.

El distinguido Maestro falleció el 26 de junio de 1990 pero dejó una rica historia de ciudadano ejemplar que supo enfrentar en cada minuto de su vida el reto que el momento le exigía, fuera y dentro del mundo del ajedrez. Fue una personalidad adelantada a su época que influyó gratamente en todos los que tuvieron la dicha de conocerlo.

(Mi agradecimiento a los Ingenieros Rafael Damirón y Juan Carlos Delgado que amablemente me brindaron notas para la redacción de este trabajo, así como al Gran Maestro Ramón Mateo).