Listin Diario Logo
29 de septiembre 2022, actualizado a las 07:23 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 02 de abril de 2022

La experiencia de los Zonales

  • La experiencia de los Zonales
Nelson Pinal Borges, MI & FIDE Trainer
Santo Domingo, RD

Destacadas personalidades de la sociedad dominicana, conocedoras del quehacer del ajedrez nacional, han expresado por diferentes vías su criterio sobre los resultados de los Torneos Zonales celebrados recientemente en el país. Estos respetados expertos coinciden en afirmar que en la actualidad el ajedrez criollo se encuentra en un franco retroceso al compararlo con el que se practicaba hace varias décadas. Para ello citaré parte de los textos publicados de las redes sociales.

Sus respetadas consideraciones surgen ante “la evidencia reciente de una clara involución en el ajedrez dominicano durante la última década. Y la muestra más fehaciente de ese aserto ha sido la pobre actuación de nuestros jugadores(as) en los recién concluidos Torneos Zonales, donde era de esperarse un papel menos deslucido de parte de los ajedrecistas locales”.

Evidentemente, analizando solo el torneo absoluto, donde participaron 34 jugadores locales y 31 extranjeros, y el mejor nacional dominicano quedó en el lugar 13 y solo 3 entre los primeros 20, es algo que llama a la reflexión. Cierto que había jugadores de nivel como los cubanos y algunas individualidades del área, pero es que eran 13 países en total, entre ellas naciones de poco nivel ajedrecístico. Además, para progresar y destacarse en la arena internacional hay que aspirar a superar o igualar a los mejores. Al menos acercarse, pero alcanzando solo 5.50 de 9 puntos (61% ) es imposible pensar en un buen resultado.

“El hecho de que nuestro ajedrez haya retrocedido tanto, obedece esencialmente al abandono por parte de la Federación Dominicana de Ajedrez (FDA), de todo lo que signifique desarrollo técnico y entrenamiento. Solo así se explica la caída en picada de nuestras selecciones nacionales, y la ausencia de nuevos titulados (MI/GM) durante más de una década”.

“En términos técnico-competitivos hemos viajado en una especie de túnel del tiempo, retornando hasta mediados de los años 60, cuando la práctica del ajedrez era cuasi-informal (ajedrez de patio).

“El entrenamiento sistemático de los ajedrecistas que aspiran a competir en torneos nacionales e internacionales es absolutamente necesario, pero no es suficiente. El verdadero talón de Aquiles del ajedrez nacional está en su falta de masificación, que comienza con tener un club de ajedrez”.

Los resultados de los eventos zonales son el colofón de una época donde se abandonó el ajedrez de calidad; equipos olímpicos dominicanos llegaron a lugares impensables hace 20 – 30 años perdiendo con planteles africanos, e incluso de escolares de Azerbaiján. Las alertas sonaron al quedar en los lugares 110 y 100 en el femenino y absoluto respectivamente, en las olimpiadas Bakú 2016. Pero nadie escuchaba.

Pero ya llegó el momento de escuchar y asumir responsabilidades. Las autoridades correspondientes deben realizar un análisis para enfrentar la situación con espíritu constructivo, alejado de aires triunfalistas y comenzar un trabajo para relanzar el Juego Ciencia dominicano con planes de masificación y desarrollo cualitativo.

Por otra parte, ¿qué aporte nos deja un costoso evento financiado en gran medida por los fondos provenientes de los contribuyentes dominicanos y que solamente en premios fue poco menos de un millón de pesos? Algunos conocedores plantean que, si no hubiera sido posible haber invertido algo de esos recursos en eventos nacionales, atención a las provincias, entrenamientos, capacitación, simultáneas y otras actividades, que sí llegarían directamente a los jóvenes y ajedrecistas del país y colaborarían con su desarrollo.

Es deseo de la familia ajedrecística dominicana reorientar juntos la nave encallada, pero el cometido y el deber de hacerlo es de la FDA, que cuenta con los recursos y la autoridad para emprender la tarea. Se impone hacer una reingeniería en el ajedrez nacional que no puede esperar más tiempo ni malos resultados.

La experiencia de los Torneo Zonales necesita una consciente y urgente reflexión.