La tesis surreal de Charlie Kaufman

Fernando González

“Pienso en el final” (2020) es una película adaptada y dirigida por Charlie Kaufman, basada
en la novela de Iain Reid.

Lo digo desde ahora: este filme no es para cualquiera. A pesar de ser etiquetada como una
película de terror psicológico, más adecuado sería llamarlo un “drama psicológico”, una
clasificación más apropiada para los filmes de terror actuales.

Cuando se creyó que el género de terror había muerto de manera simbólica, es que este
género legendario del cine resurgió de las cenizas más profundo que nunca. El género se
adaptó de manera magistral a los nuevos tiempos, a la vez que volvió a sus orígenes:
mostrar el lado oscuro de la humanidad.

La razón por la que esta película se denomina como psicológica, no es solo al adentrarse en
la psicología de la protagonista y narradora, sino al intentar dar una respuesta a los
misterios del tiempo y la humanidad, sin llegar a una sola y única interpretación. A pesar de
que el guion a simple vista sea demasiado introspectivo y absurdo, incluso para un fanático
de Kaufman o del género, la realidad es que nos encontramos ante un filme incómodo y
único en su especie.

El filme retrata los pensamientos de chica joven durante un viaje en carretera para conocer
a los padres de su novio, Jake; que a la vez se entrelazan con el día a día de un conserje que
los acosa. Esta película casi inclasificable subvierte las convenciones del cine de terror,
debido a que es una serie de conversaciones y tesis ideológicas sobre la naturaleza de la
mente humana y las artes contemporáneas, con muchas situaciones absurdas de por medio.
Una de las recomendaciones de esta película es ir como ‘purista’, es decir, sin conocer nada
sobre la misma y sin tener expectativas.

A pesar de que el tiempo mismo en esta película no sea característica, en realidad se hace
ver de las maneras menos sutiles, a la vez que se hace evidente en los personajes, la
realidad es que el ritmo lento del filme desespera a cualquiera.

Charlie Kaufman (director y guionista) es bien reconocido por su cine de faceta literaria.
Previamente hemos hablado sobre cómo su obra tuvo como mensaje la verdadera
aceptación de uno mismo en la vida y en el trabajo y, como propósito, mostrar el lado
humano comúnmente reservado para el cine independiente o la ficción literaria.

“Pienso en el final”, más que un ejemplo perfecto por donde comenzar a ver a Kaufman,
podría considerarse la tesis gradual del mismo. Además de que estén presentes todos y cada
una de las características que comúnmente se ven en el cine de Kaufman –la deconstrucción
de la mente humana, la crítica al cine comercial y el absurdo literario–, bien este filme
podría ser la culminación espiritual del director y guionista, es decir, lo que Cortázar
denominaría “llevar las experiencias de toda una vida” pero plasmadas en una película.

Este filme es el último espejo enterrado que quizá tengamos de Kaufman, un grito de
atención a la generalizada analfabetización literaria y cinematográfica.

Ficha técnica
Título original: I’m Thinking of Ending Things; Duración: 134 min.; Música: Jay Wadley;
Fotografía: Lukasz Zal; Reparto: Jessie Buckley, Jesse Plemons, Toni Collete, David
Thewlis, …; Productora: Likely Story; Distribuida por Netflix