Listin Diario Logo
20 de noviembre 2020, actualizado a las 07:00 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana domingo, 06 de septiembre de 2020

Fiesta de la Caridad del Cobre

408 AÑOS DEL HALLAZGO Y PERMANENCIA

  • Fiesta de la Caridad del Cobre
Rev. P. Gustavo Carles
Párroco de la Iglesia Nuestra Señora de Lourdes.

La isla de Cuba tiene 1,250 kilómetros de largo desde el Cabo San Antonio, provincia Pinar del Río al oeste, hasta la Punta de Maisí en la provincia de Guantánamo al oriente; con una superficie de 110.860 km². Es la mayor de las tres islas antillanas, fue descubierta por Cristóbal Colón en su primer viaje el 27 de octubre de 1492 y a quien puso por nombre Juana, en honor a la hija de los Reyes Católicos; después de haber descubierto la isla a la que nombró San Salvador (actual Bahamas), el 12 de Octubre de 1492.

Cuba fue la isla de la cual dijo Colón según consta en su diario de a bordo “Que nunca tan hermosa cosa vido, lleno de árboles todo cercado el río, fermosos y verdes y diversos de los nuestros, con flores y con su fruto, cada uno de su manera. Aves muchas y pajaritos que cantaban muy dulcemente…..”. Tres sistemas orográficos se descubren en la isla: La Sierra de los Órganos en la Provincia de Pinar del Río, la Sierra del Escambray en la provincia de las Villas, y la Sierra Maestra con su gran Pico Turquino con una altura de 1,974 metros sobre el nivel del mar en la provincia de Oriente. Antiguamente existían solo seis provincias, actualmente se han elevado a quince provincias y un municipio especial.

En la antigua provincia de Oriente se encuentra la gran Bahía de Nipe, localizada en la zona norte (zona atlántica), en la provincia de Holguín. En esta bahía, descubierta por Colón en 1492 desembocan los ríos Nipe y Mayarí.

A los 120 años de ser descubierta la Isla de Cuba en el 1612, es cuando se realiza el hallazgo de una pequeña imagen de la Virgen María en esta Bahía de Nipe, con el título de la Caridad, de 40 cms. de alto. ¿De dónde surge y cuál fue la causa de que una pequeña imagen vestida a la usanza de las imágenes españolas apareciera flotando sobre una tabla en esta bahía, entre las espumas de un mar que no estaba todavía en calma y antes de salir el sol?

Según las declaraciones del negrito Juan Moreno, testigo, se deduce que tuvieron mal tiempo y el mar estaba embravecido y debieron esperar en Cayo Francés: “y habiendo ranchado en Cayo Francés que está en medio de la Bahía de Nipe para que con buen tiempo ir a la salina….” ¿Qué pudo haber sido este mal tiempo?, ¿un mal tiempo como se presenta comúnmente en nuestro clima tropical, depresión, tormenta tropical o huracán? Esto se deduce por los días que tuvieron que esperar. También podemos pensar en la costumbre que tenían los españoles de tirar objetos religiosos al mar, cuando se les presentaba mal tiempo. ¿Fue esta la causa de esta imagen? Pero si fue así, ¿cómo esta imagen se mantuvo flotando sobre una tabla, en las intranquilas aguas de Nipe, si como dice el testigo: “y siendo sus vestiduras de ropaje se admiraron que no estaban mojadas”?

Hay hechos que muchas veces no tienen explicaciones naturales, y este es uno de ellos.    

Sin embargo, a partir de ahí es cuando surge la devoción en el pueblo cubano a esta imagen de la virgen de la Caridad, la que va penetrando con el tiempo de tal forma que llega a convertirse en una parte importante en la historia de Cuba y en el alma del cubano. Y es por esta razón que el cubano cariñosamente le da el nombre de Virgen Mambisa, Cachita, etc.…

El 8 de septiembre, es el día en que todos los cubanos vuelven sus miradas, desde cualquier punto del globo terráqueo en que se encuentren, a un pequeño santuario enclavado entre las montañas de la Sierra Maestra, pidiendo a la Madre de todos los cubanos de que llegue el momento de la libertad, de la unidad y de la paz.

408 años del hallazgo y permanencia, que como gaviota de Nipe y paloma del Cobre, voló del cielo a la bahía, de la bahía a la montaña y de la montaña a la nación, “pósate hoy Madre en el corazón de tu pueblo y mira desde tu santuario del Cobre a tantos hijos diseminados por el mundo, que vuelven sus ojos esperanzados hacia Tí, y que en la distancia te aman y recuerdan”.