Listin Diario Logo
29 de octubre 2020, actualizado a las 04:42 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana domingo, 26 de enero de 2020

Artículo

Aire fresco para el ajedrez dominicano

  • Aire fresco para el ajedrez dominicano
Nelson Pinal Borges, MI & FIDE Trainer
Santo Domingo

Son las elecciones para seleccionar la directiva de la Federación Dominicana de Ajedrez (FDA). Hay dos planchas contendientes, una encabezada por el abogado y político Pedro Domínguez Brito y otra por la Ingeniera y excampeona nacional, Elizabeth Hazim.

Independiente de quien resulte vencedor, en el Ajedrez dominicano se impone un aire fresco que se  lleve el estancamiento que se aprecia nacional y más aún, internacionalmente, donde los resultados son mediocres al extremo de que en las últimas Olimpíadas mundiales por equipos nos hemos situado en lugares alternos con países africanos, incluso, alguno de ellos nos han superado en el encuentro particular, algo impensable hace 10 años.

En la actualidad República Dominicana está situada en el lugar 83 del mundo y el 13 en Latinoamérica, por debajo de países como Costa Rica, Venezuela y Ecuador, entre otros que por lo general antes superábamos.

El estancamiento nacional se muestra en el abandono a las asociaciones provinciales y en la escasa atención a jugadores escolares y juveniles, fundamentalmente. Asimismo, desde el año 2012 la FDA no organiza un evento internacional, limitando el fogueo necesario a los ajedrecistas del país que necesitan de la confrontación con maestros extranjeros para medir su  nivel de juego, conocer mejor sus puntos fuertes y sus debilidades.

Lo penoso de la situación actual del Juego Ciencia quisqueyano es que se produce en momentos en que los aportes de fondos monetarios y recursos a la FDA son mayores que nunca antes, cuando los federativos tenían que salir a pelear un boleto aéreo para un jugador o un patrocinio para organizar un evento. En la actualidad se reciben alrededor de 8 millones de pesos al año de instituciones públicas, privadas y de la Federación Internacional, millones que se percibe desvanecidos ya que no se traducen en resultados tangibles.

Esperemos que el aire fresco provea de pensamientos claros a las nuevas autoridades y les permita razonar sobre la crítica realidad del Ajedrez nacional para que trabajen con criterio técnico, sin regionalismos ni favoritismos, con humildad y sin prepotencia, y sobre todo, invirtiendo con transparencia en el bien del Noble Juego, más que en intereses personales y políticos como ha sido la tendencia de los últimos años.