Listin Diario Logo
15 de julio 2019, actualizado a las 07:27 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 13 de abril de 2019

Novedades

La herencia literaria del país

  • La herencia literaria del país

    Portada de las nuevas ediciones literarias. ARCHIVO/LISTÍN DIARIO

Redacción L2
Santo Domingo

Los escritoires Soledad Álvarez, Jochy Herrera y Mu -kien Adriana Sang Ben fueron los autores dominicanos escogidos esta vez por el Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña para escribir los estudos instroductorios a sus tres nuevas ofertas literarias.

“Enriquillo”, de Manuel de Jesús Galván, “Cartas a Evelina” de Francisco Moscoso Puello u “Trementina, clerén y bongó”, de Julio González Herrera son las tres novelas que han sido reeditadas por la referida institución académica en su labor de ofrecer a sus estudiantes en particular y a la sociedad dominicana en general esos textos clásicos que en su momento llamaron la atención internacional por reflejar de una u otra forma los avatares de tiempos anteriores donde la sentimiento nacional, las costumbres y la  identidad prevalecían frente a las dificultades y características epocales.

Los títulos recientes
Enrquillo es la clásica novela indigenista. Fue precursora del romanticismo en la República Dominicana, una corriente literaria propia del Nuevo Mundo que legó obras imperecederas. Su primera parte fue publicada en 1879 y  la edición completa data de 1882. Su autor la llama “leyenda” aunque la misma no es más que la recreación de un episodio de ficción ocurrido en medio de un romance que sucede en una portentosa familia indígena de la isla de Santo Domingo. Es un retrato de del vasallaje sufrido por nuestros primeros pobladores y su determinación de defender su suelo y su familia a como diera lugar.

La novela de Julio González Herrera, propone el drama de un manicomio en la República Dominicana donde perviven personajes pintorescos con sus tragedias individuales en medio de la total desatención gubernamental por la humanización de este centro asistencial.

En “Cartas a Evelina” se retoma un género  de matices universales, el epistolar. Aquí la ficción literaria le da paso a la reflexión intelectual, al pensamiento en favor del país y en la decadencia social en que ha caído debido a la irresponsabilidad ciudadana