Listin Diario Logo
20 de mayo 2019, actualizado a las 10:14 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 13 de abril de 2019

Manuel Matos Moquete

“En la pequeña biblioteca de mi niñez en Tamayo aprendí a leer cosas raras”

  • “En la pequeña biblioteca de mi niñez en Tamayo aprendí a leer cosas raras”

    Foto Histórica. Eduardo Selman y José Luis Corripio entregan el Premio Nacional de Literatura a Manuel Matos Moquete. ARCHIVO/LISTÍN DIARIO

  • “En la pequeña biblioteca de mi niñez en Tamayo aprendí a leer cosas raras”
Emiliano Reyes Espejo
Especial para Listín Diario
Tamayo

El galardonado Premio Nacional de Literatura 2019, doctor Manuel Antonio Matos Moquete, dijo al recibir el reconocimiento como “Hijo distinguido del municipio de Tamayo” que en su infancia y adolescencia “era un compulsivo aficionado a la lectura”, pese a que en su comunidad apenas había una “bibliotequita municipal que, como un oasis en un desierto, abría algunas horas a la semana y a la que, pienso, solo yo visitaba asiduamente”.

Matos Moquete dictó la conferencia “Presencia de Tamayo en mi creación literaria” en el Centro Cultural de este municipio, ubicado en lo que fue el local del Partido Dominicano (PD) de Trujillo y luego, hasta hace poco tiempo, el liceo secundario. Momentos antes, el síndico de Tamayo, Huraldo Mesa Beltré pronunció las palabras

“En mi discurso de agradecimiento, en ocasión de recibir el Premio Nacional de Literatura 2019 el 26 de febrero del año en curso, con las siguientes  palabras develé que Tamayo, mi tierra natal, es el fermento de mi vocación y producción literaria”, expuso Matos Moquete en su conferencia..

Hermano del también dirigente de izquierda y uno de los hombres más buscados por sus prácticas revolucionarias y de guerrillerismo urbano durante el régimen de 20 años del fenecido presidente Joaquín Balaguer, doctor Plinio Matos Moquete, , el escritor relató in extenso lo que dijo fue su infancia en este municipio del Sur Profundo.

La disertación fue patrocinada por el ayuntamiento local, algunas personalidades y familiares. Al término de la disertación el escritor y crítico literario recibió el reconocimiento emitido por la sala capitular. Su hermano, doctor Plinio Matos Moquete, también recibió por parte del concejo municipal la distinción de “hijo meritorio de Tamayo” por sus sacrificios en la lucha revolucionaria a favor del pueblo dominicano. Este galardón fue recibido por una hija del otrora guerrillero urbano debido a que éste no pudo asistir por problemas de salud.

Ambos hermanos se han caracterizado por sus luchas sociales y políticas de izquierda, pero desde distintos  puntos de vista y distintos frentes, aunque un objetivo común, el logro de una sociedad más justa y equitativa. Manuel Antonio (conocido en Tamayo también como José Antonio) siguió, por un lado, el camino de la lucha armada, ya que no solo se entrenó como combatiente guerrillero sino que además, se forjó una sólida formación académica, lingüística, de investigador, científico y como escritor.

En tanto, Plinio se consagró a la lucha clandestina y aunque es abogado apenas ejerció la profesión después de que saliera de prisión.

Leía “cosas raras”
El literato Matos Moquete, manifestó que la pequeña biblioteca que había durante su niñez en Tamayo le permitió “leer cosas raras” que le desconectaban del estrecho ámbito pueblerino.

“Ahí rumiaba los escasos libros que llegaban, principalmente de una colección consagrada a los papeles de Trujillo”, expresó Matos Moquete, quien señaló que también leía algunas obras de autores desconocidos, “totalmente extraños que con el tiempo supe que le llamaban clásicos”.

”En Tamayo, en mi niñez, en un ambiente totalmente adverso, sin libros ni referentes letrados en la familia, inexplicablemente era un compulsivo aficionado a la lectura”.

Es hijo de don Fabián Matos, el primer síndico de Tamayo que tuvo 32 hijos, y de doña Rita Moquete.

“Durante mi niñez y adolescencia, los referentes que conformaron la realidad de Tamayo y que constituyeron el universo exterior de mis días, desde entonces y con el paso del tiempo se depositaron en mi cerebro y en mi corazón poblando mi universo interior y transformándose en una energía creadora”, expresó el laureado escritor, científico y ensayista.