Listin Diario Logo
17 de octubre 2019, actualizado a las 12:09 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 16 de febrero de 2019

Figura

Manuel de Jesús Perelló: El gran emprendedor de Baní

  • Manuel de Jesús Perelló: El gran emprendedor de Baní
Carmen Guzmán
Santo Domingo

Su deseo fue dejar un lugar donde las personas de su natal Baní pudieran acudir en busca de conocimientos. A pesar de que su idea original para sacar adelante a su familia fue comercializar café, Don Manuel de Jesús Perelló, aspiraba ver un Baní culturizado.

Conversando con José Miguel Germán, historiador y conocedor banilejo, este resalta los aportes esenciales, así como la personalidad que caracterizaba a Don Manuel.

Nace un inmortal
Masucito, como le decían a Don Manuel, hizo su fortuna a base del comercio del café. Industrias Banilejas SAS con su reconocida marca Café Santo Domingo, han recorrido el país y han mantenido la calidad con las que su creador las pensó.

“Muchas otras fortunas que surgieron alrededor de la comercialización del café, no solo en Baní, sino en el país entero, han desaparecido, sin embargo con Industrias Banilejas, creación de Don Masú sucedió todo lo contrario, ha sobrevivido a las calamidades y ha crecido”.

Este emporio surgió con tan solo una pequeña idea. Lo que se pensó como una industria provinciana, hoy es una marca país que forma parte esencial de la sociedad dominicana.

De este producto tan apreciado, por su sabor y valor monetario, se han creado otros negocios alrededor de él que han dejado dudas respecto a los dueños y sus negocios, sin embargo, el historiador resalta que en el ámbito nacional es conocido por todos, que Masucito “nunca se quedó con un solo centavo ajeno y jamás se apropió de una sola pulgada de tierra”.

El pueblo de Baní lo recuerda como todo un caballero, no por poseer armadura o vestir siempre elegante, sino por la pulcritud y honestidad con que se mostraba siempre ante todos. Era conservador, y pese a poseer riquezas materiales, no presumía de ellas sino que era modesto y vivía sin alardes u ostentación alguna.

“Los hijos y nietos de Don Masú han seguido fieles a la memoria de su progenitor, todos, hembras y varones laboran o han laborado en la empresa madre, ahora dirigida por uno de los nietos de Don Masú, Manuel Pozo Perelló, después de la muerte de Rafael Perelló” manifiesta Germán.

Centro Cultural Perelló
Todo comenzó con la idea de crear una biblioteca a disposición del pueblo banilejo. Sin embargo, por cuestiones de la vida o del destino, él mismo no pudo concretizar esto.

“Don Masucito ayudaba a una escuela que daba clases de mecanografía y contabilidad y le había manifestado a sus hijos que quería hacer una biblioteca en Baní. Después de su muerte y a sugerencia de Miguel Franjul, director del Listín Diario, los hijos retomaron la idea y fueron cambiándola hasta tener como resultado el Centro Cultural Perelló”, comenta José Miguel German.

Su legado transciende en el tiempo, al de ser recordado no solo por ser el fundador de la mayor industria criolla de café, sino que en su ideal él aspiraba a más y sus hijos se encargaron de hacer este deseo realidad.

Su aspirar nunca fue por riquezas ni ostentar posesiones materiales, que al fin de cuentas eran pasajeras, sino para que su pueblo natal, Baní, contara con un lugar donde enriquecerse culturalmente.

Sus hijos tomaron su suelo para crear una biblioteca y con los cambios y las necesidades que observaron en las generaciones siguientes, decidieron hacer un edificio más grande y amplio donde se pudiera ofrecer a la sociedad un espacio donde disfrutar del arte, la lectura, la buena música, y hasta obras teatrales.

Oficialmente el centro abrió sus puertas el 16 de septiembre del año 2011 y una de las salas de exhibiciones lleva el nombre de Don Manuel de Jesús Perelló.

El espacio cuenta con una sala de exhibiciones destinada para exposiciones temporales; una aula didáctica y un salón multiuso para realizar charlas, cursos, talleres, seminarios y reuniones; un amplio auditorio con capacidad para 150 personas y una mediateca que cuenta con una colección completa de libros, fotografías, revistas y otros documentos relacionados con la historia y otros temas de Baní y la provincia Peravia.