Listin Diario Logo
20 de noviembre 2020, actualizado a las 08:51 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Tecnología lunes, 16 de noviembre de 2020

La Vía Láctea canibalizó 20 galaxias, según su primer árbol genealógico

  • La Vía Láctea canibalizó 20 galaxias, según su primer árbol genealógico

    Árbol de fusión de galaxias de la Vía Láctea inferido aplicando los conocimientos obtenidos de las simulaciones de E-MOSAICS a la población del cúmulo globular galáctico.

    Foto: D. KRUIJSSEN / HEIDELBERG UNIVERSITY

Europa Press
Madrid, España

Astrofísicos han construido el primer árbol genealógico completo de nuestra galaxia natal analizando las propiedades de los cúmulos globulares que orbitan la Vía Láctea con inteligencia artificial.

Según este 'retrato de familia', a lo largo de su historia, la Vía Láctea canibalizó unas cinco galaxias con más de 100 millones de estrellas y unas quince con al menos 10 millones de estrellas. Las galaxias progenitoras más masivas chocaron con la Vía Láctea hace entre 6.000 y 11.000 millones de años.

Los cúmulos globulares son grupos densos de hasta un millón de estrellas que son casi tan antiguas como el propio Universo. La Vía Láctea alberga más de 150 de estos cúmulos, muchos de los cuales se formaron en las galaxias más pequeñas que se fusionaron para formar la galaxia en la que vivimos hoy.

Los astrónomos han sospechado durante décadas que la antigüedad de los cúmulos globulares significaría que podrían usarse como "fósiles" para reconstruir las primeras historias de ensamblajes de galaxias. Sin embargo, solo con los últimos modelos y observaciones se ha hecho posible realizar esta promesa.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por el doctor Diederik Kruijssen en el Centro de Astronomía de la Universidad de Heidelberg (ZAH) y el doctor Joel Pfeffer en la Universidad John Moores de Liverpool ahora ha logrado inferir la historia de la fusión de la Vía Láctea y reconstruir su árbol genealógico, utilizando solo sus cúmulos globulares. El trabajo se publica en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Para lograr esto, desarrollaron un conjunto de simulaciones por computadora avanzadas de la formación de galaxias similares a la Vía Láctea. Sus simulaciones, llamadas E-MOSAICS, son únicas porque incluyen un modelo completo para la formación, evolución y destrucción de cúmulos globulares.

En las simulaciones, los investigadores pudieron relacionar las edades, composiciones químicas y movimientos orbitales de los cúmulos globulares con las propiedades de las galaxias progenitoras en las que se formaron, hace más de 10.000 millones de años. Al aplicar estos conocimientos a grupos de cúmulos globulares de la Vía Láctea, no solo pudieron determinar cuántas estrellas contenían estas galaxias progenitoras, sino también cuándo se fusionaron con la Vía Láctea.

"El principal desafío de conectar las propiedades de los cúmulos globulares con la historia de la fusión de su galaxia anfitriona siempre ha sido que el ensamblaje de galaxias es un proceso extremadamente complicado, durante el cual las órbitas de los cúmulos globulares se reorganizan por completo", explica Kruijssen en un comunicado.

"Para darle sentido al complejo sistema que queda hoy, decidimos utilizar inteligencia artificial. Entrenamos una red neuronal artificial en las simulaciones de E-MOSAICS para relacionar las propiedades del cúmulo globular con el historial de fusión de la galaxia anfitriona. Probamos el algoritmo decenas de miles de veces en las simulaciones y nos sorprendió la precisión con la que fue capaz de reconstruir las historias de fusión de las galaxias simuladas, utilizando solo sus poblaciones de cúmulos globulares ".

Inspirados por este éxito, los investigadores se propusieron descifrar la historia de la fusión de la Vía Láctea. Para lograr esto, utilizaron grupos de cúmulos globulares que se cree que se formaron en la misma galaxia progenitora en función de su movimiento orbital.

COLISIÓN DESCONOCIDA CON UNA GALAXIA ENIGMÁTICA

Al aplicar la red neuronal --un recurso de inteligencia artificial-- a estos grupos de cúmulos globulares, los investigadores no solo pudieron predecir las masas estelares y los tiempos de fusión de las galaxias progenitoras con alta precisión, sino que también revelaron una colisión previamente desconocida entre la Vía Láctea y una galaxia enigmática, que los investigadores nombraron "Kraken".

"La colisión con Kraken debe haber sido la fusión más significativa que jamás haya experimentado la Vía Láctea", agrega Kruijssen. "Antes, se pensaba que una colisión con la galaxia Gaia-Enceladus-Sausage, que tuvo lugar hace unos 9.000 millones de años, fue el evento de colisión más grande.

Sin embargo, la fusión con Kraken tuvo lugar hace 11.000 millones de años, cuando la Vía Láctea era cuatro veces menos masiva. Como resultado, la colisión con Kraken debe haber transformado realmente el aspecto de la Vía Láctea en ese momento ".

En conjunto, estos hallazgos permitieron al equipo de investigadores reconstruir el primer árbol de fusión completo de nuestra galaxia. A lo largo de su historia, la Vía Láctea canibalizó unas cinco galaxias con más de 100 millones de estrellas y unas quince con al menos 10 millones de estrellas. Las galaxias progenitoras más masivas chocaron con la Vía Láctea hace entre 6.000 y 11.000 millones de años.

Los investigadores esperan que sus predicciones estimulen futuros estudios para buscar los restos de estas galaxias progenitoras. "Ya se han identificado los restos de más de cinco galaxias progenitoras. Con los telescopios actuales y futuros, debería ser posible encontrarlos todos ", concluye Kruijssen.


Más en Tecnología