Santo Domingo 30°C/31°C scattered clouds

Suscribete

Foro Inteligencia Artificial

Un Impacto en la atención, educación e investigación

  • Apoyo. La educación, por lo tanto, no debe quedarse pasiva ante estas nuevas aplicaciones tecnológicas y debe tomar un rol activo para integrar la IA dentro de la enseñanza, investigación y la práctica médica. De eso dependerá no solo su buen uso, sino su aplicación efectiva y humanizada por las generaciones de profesionales de la salud por venir.
La IA está referida al modo de simular las capacidades de inteligencia del cerebro humano.

La IA está referida al modo de simular las capacidades de inteligencia del cerebro humano.Istock

En el actual contexto en que nos encontramos, la humanidad se comporta como una sociedad global que se orienta, cada vez más, hacia el proceso de la tecnificación masiva. Cada cierto tiempo, y con enormes avances, todas las esferas sociales que la conforman están, en cierta medida, sometiéndose o adecuándose a los avances de la tecnología y, de acuerdo con su nivel de desarrollo alcanzado, adaptándose frente a tan inevitable tendencia.

A este indetenible proceso de cambio en las esferas del saber, se le une una nueva tecnología, la inteligencia artificial (IA), que de un modo revolucionario e intenso ha comenzado a penetrar en cada acción de la naturaleza humana, hasta tal punto que parece como si se tratara de un cataclismo cibernético que transciende la capacidad humana para controlarla y regularla.

La necesidad de regularizar las intervenciones que se realicen a través de la aplicación de la IA, incluyendo la delineación de los aspectos éticos y los valores humanos deben coexistir con el uso de esta nueva tecnología. 
Eddy Pérez-Then
Eddy Pérez -Then Director Escuela de Medicina Universidad Dominicana O&M (O&Med). Presidente de Two Oceans in Health.

La IA está referida al modo de simular las capacidades de inteligencia del cerebro humano. También se asume que la IA es parte de las Ciencias de la Computación que se ocupa del diseño de sistemas inteligentes, es decir, sistemas que exhiben características que asociamos con la inteligencia en las conductas humanas.

Pero si bien la IA pudiera ser concebida como una ciencia que se orienta a la búsqueda de la comprensión profunda sobre la inteligencia, teniendo en cuenta la delimitación de la misma, sus posibilidades y caracterizándola como un desafío de enorme complejidad, entonces cabe la interrogante crucial: ¿hasta qué nivel la tecnología es capaz de revolucionar el metaverso de la educación, específicamente de la educación en salud?

Aplicación en la enseñanza

Es que las cualidades intrínsecas de la IA, incluyendo la intencionalidad (algoritmos diseñados para tomar decisiones utilizando data en tiempo real), inteligencia (análisis de datos y aprendizaje automatizado) y adaptabilidad (sistemas con la habilidad de adaptarse y aprender a medida que toman decisiones), fomentan un potencial sin límites para la educación y la investigación en salud, así como también una serie de retos relacionados con la introducción de la tecnología y su posible impacto en las rígidas estructuras de enseñanza y los patrones de aprendizaje en las futuras generaciones de profesionales de salud.

Un ejemplo de esto lo constituye el ChatGPT (Chat Generative Pre-train Transformer), el cual se incluye dentro de la IA Generativa, con la habilidad de producir textos que se asemejan a los que pueden ser generados por la especie humana, imitando el pensamiento humano. Desde que se lanzó, en el otoño del año 2022, el ChatGPT ha mostrado el potencial de ser una tecnología disruptiva capaz de pasar exámenes de razonamiento clínico y aproximándose al patrón de pensamiento diagnóstico de los galenos.

La educación superior se ha visto confrontada con el ChatGPT, ya que ha tenido que comenzar a pensar si cambiar el método de evaluación del ensayo, por una evaluación más personalizada que permita valorar las habilidades del estudiante personalmente, evitando así que el uso de esta herramienta interfiera en el desarrollo de competencias individuales y del pensamiento crítico de los futuros profesionales de la salud.

Las escuelas de medicina tienen también un reto doble: instruir a sus docentes y a los estudiantes en la enseñanza de la IA. Ya es un hecho que los estudiantes utilizan la IA (ChatGPT) para llegar más rápido a conclusiones diagnosticas y de procedimientos, lo cual promueve un aprendizaje de la herramienta y, sobre todo, una interpretación certera del resultado que se obtenga de la misma. Esto, indefectiblemente, debe conllevar a una trasformación curricular y de los requerimientos de acreditación de todas las instituciones de estudios superiores, en general, y de las facultades de ciencias de la salud, en particular.

De igual forma, la educación de postgrado se verá obligada a reestructurar sus programas de entrenamiento y, las sociedades especializadas, a incluir en sus programas de re-certificación conceptos y aplicaciones de IA para estar a la vanguardia del proceso enseñanza-aprendizaje.

Tags relacionados