Santo Domingo 27°C/29°C scattered clouds

Suscribete

Especial Día de las madres

Si yo volviera al pasado, volvería a ser la misma

Entrevista

Elida Ramos y sus hijos

Elida Ramos y sus hijosCortesía

Elida Ramona Ramos paulino tiene 62 años. Es veterinaria de corazón. “Mi trabajo lo disfruto, no me gusta estar sentada en la oficina, me gusta el campo”.

Tiene tres hijos: Elián, Elinés y Elimar. Fue madre a los 33 años porque tenía problemas para quedar embarazada y tuvo que ponerse en tratamiento.

“A los tres meses de ponerme en tratamiento recibí la noticia de que estaba embarazada, esa sensación no se puede comparar con nada. La maternidad es algo sublime y grandioso. Las mamás nos volvemos leonas, protectoras. Pero, es la etapa más linda que puede tener una mujer. Me da tristeza porque hay muchas mujeres que nunca han podido quedar embarazadas, y no han experimentado esa sensación, esa alegría, esa fuerza que uno siente para defender lo que uno lleva adentro”.

¿Tomó la decisión de ser mamá y trabajar fuera de casa?

Cuando yo salí embarazada me quedé en la casa, no trabajaba. Era difícil, yo acababa de llegar de Santo Domingo a La Vega y dejé mi trabajo allá. Me dediqué a cuidar a mi hijo. Pero ya cuando salí embarazada por segunda vez, yo dije que ya yo no podía seguir en la casa porque me iba a volver loca y entré a trabajar cuando mi segunda hija tenía un mes y 5 días de nacida.

Fue un poco difícil porque mi esposo salía a las 3:00 de la mañana a trabajar. Muchas veces los llevaba temprano a los tres al colegio, caminaba hasta 2 kilómetros y salía del trabajo a las 3:00 de la tarde, y llegaba a las 4:00 a recogerlos. En el colegio se quedaban con ellos, hasta comida me le daban hasta que yo llegaba. Ellos estaban en tanda extendida cuando eso ni siquiera existía.

Era mucho sacrificio, me levantaba muy temprano a cocinar para que cuando llegaran del colegio encontrarán comida. Nos ayudábamos los unos a los otros en el quehacer de la casa. Desde pequeños le enseñé responsabilidades: cada quien arreglaba su cama, y se arreglaba para irse al colegio. Siempre fueron muy independientes.

¿Cómo afrentó la muerte de su esposo?

Cuando mi esposo murió el mundo se me derrumbó. Yo me veía perdida. Siempre fue un buen esposo. Fue muy difícil porque los muchachos ya estaban en la universidad, era pagar tres universidades al mismo tiempo con un sueldo. Pero, nunca me faltó la gracia de Dios, pude llevarlos por el buen camino.

Si pudiera volver al pasado, ¿cambiaría algo?

Si yo volviera al pasado, volvería a ser la misma Elida que soy, la misma madre que soy: trabajando y criando a mis hijos. En casa les enseñé a leer y escribir correctamente, siempre fueron para la clase de inglés, siempre tenían cosas que hacer, no tenían tiempo para ocio.

La relación con mis hijos siempre fue y es muy cercana. Siempre los fines de semana visitábamos a los abuelos, era una parada obligatoria. Nos divertíamos en la casa, limpiando o en la noche si se iba la luz, pues no poníamos a cantar todos y hacer cuentos.

Consejos para madres jóvenes que trabajan fuera de casa:

Compartan con sus hijos que los apoyen en toda en todo lo que emprendan. Que no lo dejen solo. Hoy yo me siento orgullosa de lo que mis hijos han logrado.

Tags relacionados