Listin Diario Logo
10 de mayo 2021, actualizado a las 11:23 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Religión/Senderos sábado, 01 de mayo de 2021

ÁNIMO EN DOS MINUTOS

La amistad de la rama con el tronco

  • La amistad de la rama con el tronco

    La única felicidad auténtica está en los frutos que da quien permanece unido al Señor como una rama al tronco. iStock

Luis García Dubus
Santo Domingo, RD

“No te va a servir”, me dijo mi amigo, “la naranja no se da por estacas”.

Insistí me dejara llevar una rama y sembrarla en mi patio, después lo pude comprobar: la rama se secó.

Me dijo: “Si tú arrancas una rama de naranja del tronco, no sirve para nada”.

En el evangelio de San Juan 15,1-8 el Señor se compara con un árbol, y dice: “Yo soy la vid, y ustedes son los sarmientos”, quiere decir: “Yo soy el tronco, y ustedes son las ramas”.

Así se entiende con más claridad. Una rama cortada se secará. En cambio, sólo la rama que permanezca unida al tronco dará fruto.

Y el Señor repite la misma idea ocho veces: “Permanezcan en mí”.

La rama no da nada al tronco, sino que lo recibe todo de él, las personas que han fortalecido su unión con ese Tronco, están recibiendo una serie de beneficios enormes:

- La garantía de su inmortalidad, ya que Él prometió que les dará una vida sin término.

- La oración atendida. El Señor afirma con toda claridad: “Si permanecen en mí, y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y lo recibirán”. (Juan 15,8)

En una vida de unión con el Señor, toda oración será atendida, lo cual no quiere decir, necesariamente, “complacida”. Pero lo que es seguro es que producirá, aun sin darse cuenta, muchos “frutos”.

Los frutos que necesitamos para ser feliz están en Gálatas 5,22 y Colosenses 1,10-12: amor, alegría y paz son los tres primeros.

Fortaleza, entereza, paciencia, sencillez y dominio de sí son algunos otros frutos característicos que va produciendo una rama unida al Señor.

Usted y yo, amigo, deseamos ser felices. Y por todos los medios nos están diciendo que la felicidad se consigue teniendo dinero, dándonos gusto, y consiguiendo muchos honores o poder.

Pero todo eso es mentira. La única felicidad auténtica está en los frutos que da quien permanece unido al Señor como una rama al tronco.

Esta es la verdad.

LA PREGUNTA DE HOY

¿Cómo puedo fortalecer mi unión vital con el Señor?

La amistad se fortalece mediante la comunicación: a mayor comunicación, mayor unión.

Cuando uno tiene confianza en Dios se atreve a descansar en Él como un niño, depositando en Él todas sus preocupaciones de cualquier género.

Nos comunicamos siendo: auténtico, confiado, haciendo silencio y escuchándolo con interés y respeto. Así aprendemos a dejarnos conducir.

No mida su fe por lo que siente, porque la fe no es lo que se siente, es lo que se hace.

San Juan de la Cruz dice que la fe es “un rayo de oscuridad para el alma”. Y “la fe es ajena a todo sentido”. 


Más en Religión/Senderos