Listin Diario Logo
13 de diciembre 2019, actualizado a las 10:10 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Religión/Senderos sábado, 27 de julio de 2019

Mensaje

Dos Minutos: Perdónese a sí mismo y tendrá paz

  • Dos Minutos: Perdónese a sí mismo y tendrá paz

    El perdón de Dios está disponible para todos. istock

Luis García Dubus
Santo Domingo

Mi compadre tuvo una discusión con su esposa. En medio de su incomodidad dijo palabras duras de las que luego se arrepintió.

Poco después le pidió perdón a su esposa por lo que hizo, y ella, comprensiva, lo perdonó.

Mi compadre quiso también pedir perdón a Dios, fue donde un sacerdote, se confesó y también recibió plenamente el perdón absoluto de Dios misericordioso.

Aún así, él se sentía mal consigo mismo después de haber recibido el perdón comprensivo tanto de ella como del mismo Dios.

¿Qué lo hacía seguir sintiéndose mal de todas maneras?

He hecho esta pregunta a muchas personas y esta es la respuesta correcta: “Porque aún él no se había perdonado a sí mismo”.

El Señor nos habla del perdón a quienes nos han ofendido. Por eso les hablo del perdón y afirmo que la primera persona a quien tenemos que aprender a perdonar es a nosotros mismos; si no, se mantendrá viva la voz interior acusadora, atacando inmisericordemente nuestra debilidad y defectos. ¿Viene esto de Dios?

Esa voz que acusa no proviene de nuestro Dios misericordioso, sino de nuestra pobre psicología enferma, y es esa voz la primera que tenemos que acallar si deseamos lograr tener lo más importante: paz interior.

“Si alguien te ataca, no será de parte mía” (Isaías 54, 15).

Sobre el perdón se ha escrito mucho, le comparto a usted las ideas que más me han ayudado a mí:

Perdonar no es olvidar; es volver a perdonar cada vez que nos venga a la mente ese mortificante recuerdo.

“No está en nuestra mano ya no sentir la ofensa y olvidarla; pero el corazón que se ofrece al Espíritu Santo cambia la herida en compasión, y purifica la memoria transformando la ofensa en intercesión”(Catecismo Católico No. 2843).

“Si juzgas a las personas no tendrás tiempo para amarlas” (Confucio).

“Guardar resentimientos es como tomarse un veneno y esperar que la otra persona muera”.

“Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego” (Mahatma Gandhi).

“Causa más satisfacción, felicidad y paz perdonar que vengarse” (Benjamín Franklin).


Más en Religión/Senderos