Santo Domingo 21°C/22°C overcast clouds

Suscribete

TESTIGO DEL TIEMPO

¿Qué haría Joaquín Balaguer?

Cuando llegué a Estados Unidos, usaban una pulsera de cuero con WWJD estampado con un metal caliente. Era como un “resguardo cristiano”, los creyentes enfrentando situaciones delicadas, debían mirar fijamente la pulsera y deletrear las iniciales que preguntaban: What Would Jesus Do? ¿Qué haría Jesús? Si estaría enfrentando esta misma situación.

La idea de aquella propaganda cristiana era que todos enfrentamos siempre las mismas situaciones, que lo único que hace la diferencia es la forma como la abordemos.

Al llegar había transcurrido poco tiempo desde que recorrí la República Dominicana dos veces cubriendo la campaña de retorno al poder de Joaquín Balaguer, en el 1986.

Hoy, como en 1986, vivimos exactamente la misma historia, como en clásicas historias, “solo los nombres fueron cambiados”.

En 1986, Salvador Jorge Blanco, presidente, y Hatuey de Camps, su segundo, no querían entregar el poder, ni podían reelegirse ni retenerlo antojadizamente.

Hoy el mismo grupo, descendientes del gobierno de Jorge Blanco, no quieren entregar el poder, intentan reelegirse, pero también usan técnicas de las que usaron sus antecesores.

Hoy los descendientes políticos de Balaguer, como él ayer, intentan retomar el poder, pero los descendientes de Jorge Blanco no parecen dispuestos a entregarlo.

Pelearon por el control de los sindicatos de trabajadores y profesionales, lo mismo que hoy pasa en el Colegio de Abogados, ayer siguieron los tiroteos, hoy todavía.

Balaguer nunca se pareció Jesús, ni los herederos políticos se parecen al extinto líder ni al mesías, pero deben preguntarse: ¿Qué haría Balaguer?

Balaguer no podía pelear a tiros con el Gobierno, propuso un desarme total de la campaña, lo logró.

Los perredeístas se hicieron trampas ellos mismos y controlaban la Junta Central Electoral, Balaguer pidió crear una “Comisión de Asesores Electorales”.

Esa comisión supervisó el proceso, evitó varios intentos de entorpecerlo, hubo transmisión de mando pacífica. Quizá debamos pedir lo que pidió Balaguer, para evitar que lo del Colegio de Abogados se replique en todo el proceso electoral.

Las personas auténticamente honestas y transparentes, nunca se opondrían.

Tags relacionados