Santo Domingo 23°C/24°C few clouds

Suscribete

Tasa de interés invertida

Primer Tiro

A pesar de que en el cursante mes se produjo una reducción de 25 puntos básicos en la Tasa de Política Monetaria (TPM) del Banco Central, las operaciones del mercado financiero de los primeros doce días reflejan un aumento de 75 y de 47 puntos básicos en la tasa de interés activa y pasiva promedio ponderada, respectivamente, resultados en dirección opuesta a lo esperado según los fundamentos de la teoría de la política monetaria. Cualquier analista experto podría argumentar que el tiempo transcurrido es muy corto para observar los efectos de los mecanismos de transmisión de la política, lo cual sería aceptable, en cuyo caso las tasas de interés deberían al menos mantenerse constante, pero nunca registrar un comportamiento opuesto al esperado. El fenómeno tampoco podría ser explicado por una disminución de la liquidez, pues durante el periodo analizado la emisión monetaria ampliada se redujo en tan solo 1.27%, lo cual fue debido a una disminución de casi la misma magnitud de los depósitos a un día de las entidades de intermediación financiera en el Banco Central, lo que se ubica dentro de las fluctuaciones normales de dicha variable.

Segundo Tiro

Durante el periodo considerado en el párrafo anterior, el tipo de cambio promedio presentó un comportamiento ligeramente alcista con respecto al promedio del mes pasado (RD$ 56.88 contra RD$ 56.94 por dólar), aunque la tasa de devaluación anualizada pasó de 4.18% a 4.27%, mientras que las reservas internacionales netas disminuyeron en US$ 171.1 millones (RD$ 9,704.8 millones), con una disminución de la emisión monetaria ampliada de RD$ 9,658.2 millones como parte de la contrapartida, movimientos normales y poco significativo en términos relativos, lo cual significa que el aumento de las tasas de interés observado no puede explicarse por una contracción de la liquidez. Dada la caída en el ritmo de crecimiento de la economía, el aumento en la tasa de interés tampoco podría ser explicado a través de un aumento en la demanda de crédito. Una hipótesis alternativa es la de que el posible exceso de flexibilización haya generado una diferencia entre las tasas de interna y externa por debajo del mínimo exigido por los depositantes e inversionistas, lo cual se encuentra en proceso de corrección.

Tercer Tiro

En una economía con libre convertibilidad monetaria, un inversionista nacional siempre demandará un rendimiento igual o mayor que la suma de la tasa de interés interna en moneda extranjera y la devaluación esperada. Si además existe libre movilidad de capitales, el inversionista entonces demandará un rendimiento igual a la suma de la tasa de interés internacional libre de riesgo, la devaluación esperada, y el riesgo/país. Si la tasa de interés de mercado relevante para este tipo de inversionistas es menor que dicha suma, entonces los mismos preferirán invertir fuera del país, lo que producirá aumento en la demanda de moneda extranjera y en las salidas de capitales. La reducción de la demanda de depósitos y valores denominados en moneda nacional produciría un proceso de reajuste hacia una situación de equilibrio, lo que generaría un aumento en las tasas de interés internas, lo cual podría producirse simultáneamente a la reducción de la TPM, en cuyo caso el mecanismo de transmisión funciona a la inversa, generando un proceso de tasas de interés invertida con respecto a la TPM.